Cinco consejos para lidiar con relaciones difíciles

Transforma vidas a través de un regalo al fondo de becas de Karen Berg. DONA AHORA


Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Cinco consejos para lidiar con relaciones difíciles

Adaptado del podcast de Sed Espiritual de Monica y Michael Berg. Escúchalo y suscríbete aquí.
Junio 14, 2021
Me gusta 8 Compartir Comentarios 2

Las relaciones son difíciles. Ya sea un cónyuge, un amigo, un compañero de trabajo o un familiar, todos hemos tenido personas que nos llevan al límite. Ponen a prueba nuestra paciencia, nos alteran y nos hacen cuestionarnos todo tipo de cosas sobre nosotros mismos. Por difíciles que puedan ser estas relaciones, hay una razón por la que existen en nuestra vida y hay mucho que podemos aprender de ellas.

He aquí cinco consejos para lidiar con relaciones difíciles y cómo usarlas de la forma más positiva posible:

1. Busca patrones que debas romper en tu propio comportamiento. ¿Alguna vez has notado cómo algunas personas salen de una relación difícil para después entrar en otra relación exactamente igual? Quizá renunciaste a un empleo debido a un jefe autoritario para después encontrar un nuevo empleo con un jefe tan autoritario como el anterior. Estos patrones no son casuales. Cuando observamos que el mismo escenario se presenta en nuestra vida una y otra vez, es señal de que debemos examinar minuciosamente nuestro comportamiento. Quizá tu jefe parece muy autoritario porque te cuesta defender tus ideas o expresarte. El ciclo no terminará hasta que hagas un cambio interno.

Pregúntate: “¿Cuáles son las decepciones que sigo teniendo en mis relaciones?”. Observa si encuentras un patrón o asunto recurrente. Apártate de la situación y trata de verla de la forma más objetiva posible. Hay dos lados en cada relación. Intenta deducir qué puedes hacer diferente para evitar que este problema surja de nuevo en el futuro.

2. Siempre hay algo que aprender. Cuando estamos en una relación difícil, nuestra inclinación natural es culpar a la otra persona. ¡Y a menudo encontramos justificación! Quizá nos haya tratado mal, nos haya lastimado, nos haya mentido o nos haya hecho cualquier número de cosas terribles. Pero cuando culpamos a los demás, olvidamos que todavía hay una oportunidad para que aprendamos y crezcamos gracias a las situaciones.

Incluso si no hiciste nada malo en la relación, hay una lección que puedes aprender. Todo en tu vida está destinado a ayudarte a aprender, cambiar y convertirte en una persona mejor. La pregunta que debes hacer es: “¿Cómo decidiré crecer gracias a esta experiencia?”.

3. Sé fiel a ti mismo. A menudo buscamos que otras personas llenen el vacío que sentimos en nuestra vida. Alguien inseguro con su apariencia personal podría buscarse a una pareja que constantemente le reafirme que es hermoso. La desventaja de esto es que se vuelve tarea del otro hacernos sentir bien constantemente. Hay una expectativa de que la otra persona “nos complete”. En realidad, ¡esa es una carga demasiado pesada como para adjudicar a otra persona y nunca funcionará!

Otras personas pueden querernos, apoyarnos y ayudarnos en nuestro viaje, pero depende de cada uno de nosotros trabajar en nosotros mismos: crecer, aprender y amarnos tal como somos. Si no eres auténtico contigo mismo, no puedes ser auténtico con tu pareja. ¿Cómo sabes qué quieres y qué no quieres? ¿Cómo puedes hacerte feliz?

4. Mira el pasado con benevolencia. Sin importar cuánto alguien nos haya lastimado en el pasado, la única manera en la que podemos avanzar con nuestra vida es a través del perdón. Pasar la vida acumulando dolor, odio o rabia solo te hiere a ti a fin de cuentas.

Puedes recordar los eventos de una relación y reconocer que la otra persona cometió errores o hizo algo que no estuvo bien, y aún así intentar comprender su intención y tratar de perdonar. El perdón no significa que tengas que dejar que esa persona entre de nuevo en tu vida si no quieres o que simplemente dejes pasar la situación, sino que te permite deshacerte del dolor, aprender las lecciones que estabas destinado a aprender y avanzar con una nueva perspectiva.

5. Confía en que esta relación te la envió el Creador. Hay un sistema perfecto creado para ayudarnos a cada uno de nosotros a crecer exactamente de la forma en que necesitamos. Todo lo que entra y sale de nuestra vida es solo para nuestro beneficio, lo veamos en su momento o no.

Para convertirte en la persona que estás destinado a ser, habrá personas que traigan desafíos a tu vida porque necesitas esos desafíos a fin de crecer. Saber esto puede ayudar a cambiar la forma en que pensamos en una relación “perfecta”. Una relación perfecta no es una que no tenga dificultades, sino una que está perfectamente diseñada para ayudarnos a crecer de todas las formas correctas.

Conéctate y reconoce la bondad inherente que hay en tu interior. Entiende que estás destinado a la grandeza y eres digno de todas las bendiciones que recibes. Cada relación difícil es una bendición del Creador, una oportunidad para cambiar tu vida por completo.

No todas las relaciones pueden ser sanas y satisfactorias, pero incluso las más difíciles pueden ayudarnos a ser mejores personas. Las relaciones ponen a prueba todo nuestro crecimiento y trabajo espiritual. ¿De verdad somos tan pacientes como creemos? ¿Tan altruistas? ¿Tan libres de prejuicios? Ellas ponen el foco en las cosas que ni siquiera conocíamos de nosotros mismos y es por esa razón que son tan importantes. Comienza a ver tus relaciones desde una perspectiva que incluya qué te pueden enseñar sobre ti mismo y qué puedes aprender de ellas, y observa la diferencia que esto marca.


Comentarios 2