Ocho consejos para hacer milagros
Su apoyo económico es absolutamente fundamental en este momento sin precedentes. Para apoyar el Centro de Kabbalah, haz clic aquí.

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y prácticas para elevar tu ser, tu vida y las personas que te rodean. Desde artículos semanales hasta clases y eventos por transmisión y en Centros; hay un plan de membresía para todos.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
La Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen::
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más…
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Ciertas restricciones se aplican.

Consulta gratuita con un maestro

Reserva una consulta gratuita con un maestro del Centro de Kabbalah.

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual, a fin de que tomes las riendas de tu destino y logres tus metas.

Solicitar una consulta

Lectura astrológica kabbalística

La astrología kabbalística ha ayudado a innumerables almas a obtener conocimientos profundos sobre sus caminos espirituales personales.

Una lectura de tu carta natal te conecta con tu verdadero propósito en la vida y te ayuda a transitar los altibajos de la vida a fin de que tomes las riendas de tu destino y alcances tus metas.

¡Y ahora tú puedes obtener una lectura astrológica kabbalística en línea!

Solicita la lectura de tu carta

Ocho consejos para hacer milagros

Centro de Kabbalah
Diciembre 3, 2018

Janucá es considerada como la festividad de los milagros. La historia de Janucá cuenta cómo Antíoco IV Epífanes invadió Jerusalén, saqueó el Segundo Templo y prohibió el judaísmo, lo que provocó que los judíos se rebelaran. Cuando la insurrección judía tuvo éxito, debían reparar el Templo y se necesitaba aceite sagrado para mantener la menorá encendida esa noche. Solo quedaba un recipiente de aceite, lo suficiente para mantenerla encendida un día, pero milagrosamente ardió por ocho días; lo cual les dio suficiente tiempo para producir más aceite.

“Un milagro es el resultado natural de los cambios milagrosos en nuestra propia naturaleza”. ~ Rav Berg

Los kabbalistas enseñan que Janucá no es una simple conmemoración de estos eventos, sino que en realidad es una ventana en el tiempo donde hay una apertura en los Mundos Superiores y la energía de los milagros infunde todo el universo. Durante estos ocho días, la misma energía de milagros que permitió que ese evento trascendental ocurriera puede ser atraída a nuestra vida para ayudarnos con cualesquiera desafíos que enfrentemos el próximo año.

Se dice que todo lo necesario para acceder a esta energía es encender las velas en Janucá. A través del acto de traer Luz al mundo, la oscuridad desaparece.

Para garantizar que sigamos atrayendo esta energía a nuestra vida, aquí presentamos ocho consejos para que hacer milagros sea una buena práctica, ¡no solo para Janucá sino para cualquier momento del año!

1. Acepta los desafíos.

Es natural que queramos evitar los obstáculos y las dificultades en nuestra vida. Nos provoca huir o circunvalarlos. Es importante recordar que nuestros desafíos son una bendición igual que las cosas buenas en nuestra vida. Los desafíos nos proporcionan oportunidades poderosas para crecer, aprender y ascender a un nivel espiritual superior. Huir de nuestros problemas solo nos aparta del camino que el Creador ha dispuesto para nosotros; un camino que nos conducirá a una conexión genuina y duradera. Cuando reformulamos la manera en la que vemos nuestros desafíos, nos abrimos a que la Luz del Creador entre en nuestra vida y atraemos milagros.

2. Enfrenta los miedos directamente.

Casi todos nuestros temores se originan en una falta de certeza en el Creador. Nos asustamos cuando comenzamos a dudar de que el Creador solo busca nuestro beneficio. Podemos desarrollar una conexión más fuerte con la Luz del Creador al confiar en que el camino ante nosotros está basado exactamente en lo que necesita nuestra alma. Cuanto más fortalezcamos esta certeza, más veremos que no hay nada que temer salvo al miedo mismo.

3. Ve la Luz en todos.

Uno de los mayores impedimentos para que la Luz entre en nuestra vida es nuestro propio ego. El ego nos dice que somos mejores o peores que otras personas, lo cual evita que veamos la chispa del Creador que existe en todos.

4. Comparte cuando sea difícil.

Si todo es cómodo en nuestro trabajo espiritual, suele ser una señal de que no nos estamos esforzando para crecer. Debemos compartir con los demás incluso cuando no sea fácil, dar amor aun a aquellos que no soportamos, y mantenernos positivos ante la adversidad. Es en estos momentos, en los que dejamos los confines de nuestra zona de confort, en los que más crecemos.

5. Ofrece amor y bondad.

Amar a tu prójimo es una idea agradable en la que todos concordamos, pero ponerla en práctica implica el trabajo de toda una vida. Requiere paciencia, aceptación y compasión por aquellos que son diferentes a nosotros. Implica perdón y comprensión por aquellos que nos han lastimado. ¡Y también requiere que nos amemos a nosotros mismos!

6. Suelta el pasado.

Cuando albergamos resentimiento o remordimiento, vivimos en el pasado y permitimos que afecte negativamente el presente. Quizá usemos traumas pasados como una excusa para alejar a personas o ser desconfiados, o tal vez nos arrepintamos de nuestras propias acciones hasta el punto en que nos hace ser autodestructivos, iracundos y llenos de culpa. El Creador nos ama incondicionalmente y nos perdona hasta en nuestros peores momentos. Cuando practicamos este mismo amor y perdón incondicional, nos acercamos al Creador y permitimos que entren milagros increíbles a nuestra vida.

7. Resístete a la reactividad.

Cuando somos reactivos, dejamos que fuerzas externas asuman el control de la manera en que nos sentimos y comportamos. Cuando reaccionamos con rabia, miedo, prejuicio o tristeza, salimos del asiento del conductor. Por otro lado, cuando somos proactivos, permanecemos en control de nosotros mismos, lo cual mantiene una conexión con la Luz del Creador. Es importante que hagamos una pausa, reconozcamos que nuestra reacción es el verdadero enemigo, nos demos cuenta de que la situación proviene de la Luz, y le pidamos al Creador ayuda para encontrar una solución proactiva.

8. ¡Emociónate!

Todo es posible a través de la Luz del Creador. Cuando tenemos certeza absoluta en el Creador, sabemos que no hay límite para los milagros que pueden ocurrir. Abrirnos a las posibilidades infinitas abre un canal para que fluyan las bendiciones. El Creador es una fuente infinita de bendiciones y no hay límites para la Luz que podemos revelar en el mundo.

---

Janucá, la festividad de los milagros, tiene el potencial de llenar cada aspecto de nuestra vida con inspiración, entusiasmo y deseo. Es un momento en el que podemos atraer milagros asombrosos a nuestra vida y el mundo. Cuanto más practiquemos los consejos previos, más podremos continuar trayendo esos milagros a nuestra vida a lo largo de todo el año.

Tal como dijo Rav Berg una vez: “Un milagro es el resultado natural de los cambios milagrosos en nuestra propia naturaleza”.