El secreto de la regla de oro

Apoya el Fondo de Becas Karen Berg. Aprende más


Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Consulta gratuita con un maestro

Reserva una consulta gratuita con un maestro del Centro de Kabbalah.

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a recorrer tu viaje espiritual, con el fin de que tomes las riendas de tu destino y logres tus metas.

Solicitar una consulta

Lectura astrológica kabbalística

La astrología kabbalística ha ayudado a innumerables almas a obtener conocimientos profundos sobre sus caminos espirituales personales.

Una lectura de tu carta natal te conecta con tu verdadero propósito en la vida y te ayuda a transitar los altibajos de la vida con el fin de que tomes las riendas de tu destino y alcances tus metas.

¡Y ahora tú puedes obtener una lectura astrológica kabbalística en línea!

Solicita la lectura de tu carta

El secreto de la regla de oro

Karen Berg
Abril 25, 2020

Puede que la Regla de Oro no sea una regla, sino un secreto oculto para la felicidad.

La porción de Ajarei Mot-Kedoshim de esta semana es tan poderosa que la leemos dos veces al año: una en Yom Kipur y otra en Shabat en el mes de Iyar (Tauro). Hay una infinidad de lecciones que podemos aprender de esta historia e innumerables beneficios que obtener por escuchar su lectura. Una de las más importantes es la enseñanza espiritual que es el propósito de la existencia de todos los preceptos, debido a que en esta porción encontramos la Regla de Oro: Ama a tu prójimo como a ti mismo.

Para muchas personas, este precepto es muy complicado. ¿Cómo puedo amar a mi prójimo como a mí mismo si yo no me amo? Es más, ¿cómo puedo amarme si no me conozco?

Usemos el entendimiento espiritual para que nos ayude a revelar la esencia más profunda y oculta de esta frase y sus aspectos complejos.

En lo que se refiere a conocerse, algunas personas pasan toda una vida tratando de hacerlo. La verdad es que estamos destinados a evolucionar, cambiar y crecer constantemente. La persona que éramos hace diez años por supuesto no es la misma que somos hoy, así pues, conocerse es más un viaje que un objetivo final.

Asimismo, amarnos realmente es entender que somos seres divinos. El amor propio más fuerte es una admiración y respeto absolutos por el hecho de que llevamos en nuestro interior una chispa del Creador que nunca puede ser menospreciada, desprestigiada ni destruida. Es con un profundo respeto por la Luz dentro de nosotros y dentro de los demás que podemos comenzar a amar.

Aún más importante, en mi caso, los momentos en los que más he aprendido sobre mí no fueron los momentos de introspección ni meditación. Descubro mucho más cuando dejo de concentrarme tanto en mí y comienzo a fijar mi atención en cómo puedo compartir mi Luz con los demás. La mente puede saturarse tanto de preocupaciones, dudas y ansiedad, que a veces puede parecer imposible vencer los pensamientos negativos. Sin embargo, cuando me ocupo en amar al prójimo —encontrar maneras genuinas de compartir más, cuidar más, esforzarme más de lo habitual—, entonces salgo por completo de mi marco mental. Los dolores de cabeza se disipan. Las preocupaciones desaparecen. La oscuridad en nuestra propia vida es expulsada por la Luz que encendemos por los demás. Al compartir, y por ende amar, a nuestro prójimo, estamos compartiendo y amándonos a nosotros mismos de la manera más profunda.

De este modo, podemos ver que el Creador no nos dio una regla en absoluto, sino un circuito con el cual obtener la mayor cantidad de felicidad en nuestra vida. Fíjate en la estructura de la frase, la primera parte nos insta a amar a los demás, mientras que la segunda nos sugiere hacerlo tanto como a nosotros mismos.

Al amar a nuestro prójimo descubrimos nuestra propia divinidad y, a su vez, nuestra conexión con la Luz. Ama a tu prójimo como a ti mismo es la llave que abre el mejor de los tesoros: la abundancia de plenitud que el Creador solamente busca otorgarnos.

Hay una energía en el cosmos esta semana que puede ayudarnos a que hagamos del precepto más sagrado nuestra prioridad. Para cumplir con el precepto de ama a tu prójimo como a ti mismo y beneficiarnos de una conexión más profunda con la Luz, toma en cuenta dos cosas a diario:

1) Toma un momento para reconocer la Luz divina que está en tu interior.

2) Encuentra una manera de compartir esa Luz con los demás.

Como verás, es mucho menos complicado de lo que creemos. Eso porque la Luz siempre es simple.