Estar vacío

Estamos cumpliendo 100 años! Ayúdanos a compartir la sabiduría de la Kabbalah por los próximos 100 años! DONA AHORA


Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Join interactive webinars each week
  • Watch full-length courses on-demand
  • Enjoy discounts on events, guidance services & products*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Estar vacío

Michael Berg
Noviembre 3, 2021
Me gusta 25 Compartir Comentarios 6

Rivká y Yitsjak tuvieron dos hijos: Yaakov y Esav. La bendición que Yitsjak iba a dar sería un suceso histórico que cambiaría el mundo y, sin embargo, Yitsjak quería bendecir a Esav, el hijo egoísta que estaba completamente envuelto en el Deseo de Recibir para Sí Mismo. Él no quería darle esta bendición, este increíble despertar de energía, a Yaakov. ¿Por qué? Asumamos que el Creador está involucrado en esta situación; de ser así, entonces, ¿por qué Él preparó la situación de tal manera que Yaakov tuviera que mentirle a su padre —aunque haya sido una mentira blanca, porque tal y como explica el Midrash, no fue una mentira completa— y ponerse la ropa de Esav?

Toda esta historia es extraña. ¿Por qué el Creador lo provocó de esa manera? Intento encontrar nuevos entendimientos sobre eso y hay uno que creo que no solo es hermoso, sino también poderoso y necesario que entendamos y vivamos para realmente ser capaces de despertar certeza. La manera en la que la historia se desarrolla es que Rivká le dice a Yaakov que prepare comida y se ponga la ropa de Esav para engañar a su padre, Yitsjak, con el fin de que le diera su bendición. Pero ¿cómo se sintió Yaakov en ese momento? ¿Cuál era su estado emocional? El Midrash, en dos lugares distintos, nos explica la psique, el proceso mental y las emociones de Yaakov en estos momentos; y es muy importante que entendamos eso.

Está escrito que Rivká se acercó a su hijo, Yaakov, quien era honesto, y le dijo que tenía que hacer lo opuesto a todo lo que sabía sobre sí mismo y el mundo, y ponerse la ropa de Esav para engañar a su padre y, de ese modo, obtener sus bendiciones. Yaakov discutió con ella, le preguntó qué pasaría si todo sale mal y Yitsjak se daba cuenta, lo maldecía y terminaba quedando en la oscuridad. Ella le dijo que no se preocupara, que si eso ocurría, ella le quitaría esa oscuridad.

Así pues, evidentemente Yaakov no estaba muy emocionado con este proceso, pero le hizo caso a su madre. Ella preparó comida y Yaakov entró a la habitación en la que estaba Yitsjak. En ese momento, Yitsjak no podía ver bien; en el Midrash dice que una de las razones por las que no podía ver bien es porque cuando estuvo atado, las lágrimas de los ángeles cayeron en sus ojos. Y ahora, ¿cómo se describe el momento en el que Yaakov entró a la habitación de su padre, Yitsjak, el canal espiritual más poderoso en aquel momento? El Midrash dice en muy pocas palabras cómo Yaakov lleva todas esas cosas a su madre y se preparaba para entrar en la habitación de su padre, lo que significa que no solo es algo que no quiere hacer, sino que también va completamente en contra de lo que quiere hacer. Fue forzado a hacerlo. Está escrito que estaba inclinado, completamente devastado y lloraba. Yaakov se preparaba para recibir la que probablemente es la mayor Luz revelada en este mundo y, ¿cómo lo hace? Fue forzado, no quería hacerlo, estaba inclinado, completamente devastado y lloraba.

Cuando entró a la habitación, su padre sintió que algo no estaba bien por muchas razones. Sentía el olor del Jardín de Edén, pero sabía que Esav no estaba conectado con este; escuchó que Yaakov usaba los nombres para referirse a Dios, al Creador, pero sabía que Esav no estaba conectado con la Luz del Creador. Así pues, le dijo a su hijo, Yaakov: “Quiero tocarte. Quiero saber si realmente eres mi hijo Esav o un impostor. Acércate a mí”. Yaakov lloraba tanto que sus lágrimas caían en su regazo. Yaakov fue, como dijimos anteriormente, forzado a hacerlo, incluso desde antes de entrar a la habitación de su padre. Esta acción iba en contra de todo su ser, y él estaba inclinado, completamente quebrantado y llorando. Pero la situación empeoró aún más; estaba en la habitación y su padre lo llamaba, estaba por descubrirlo. Yaakov lloraba tanto que las lágrimas caían en su regazo. Está escrito que su corazón estaba tan débil como la cera; estaba tan contrariado y destrozado que ni siquiera podía moverse.

Yaakov estaba tan fuera de su cuerpo; con el corazón, mente y cuerpo rotos; que el Creador envió a dos ángeles para que lo ayudaran a acercarse a Yitsjak. No podía moverse, había perdido el control de su cuerpo, pensamientos y emociones; los dos ángeles lo sostenían para que no se cayera. Por eso en la porción está escrito, y este es el secreto del versículo en Isaías: “No te rindas porque el Creador está allí para ayudarte”. Ahora la pregunta es aún más profunda: ¿Por qué el Creador hizo todo eso? Pobre Yaakov… ¿No había maneras más fáciles de que él obtuviese toda esta Luz? Es muy importante entender la respuesta a esta pregunta.

Estar complemente devastado era la única manera de que Yaakov mereciera los grandes regalos que Yitsjak le dio, que no sintiera nada de sí mismo. Ningún mérito, pensamiento ni capacidad propia. Que se sintiera vacío. ¿Por qué el Creador hizo que las bendiciones llegaran a Yaakov de esa manera? Porque ser capaz de estar tan vacío como Yaakov estaba en ese momento es la única manera de que él, o cualquiera de nosotros, despierte la gran Luz y los grandes regalos de vida, hijos y sustento.

Al pensar en la certeza y despertar esta gran Luz, debemos recordar: ¿qué hizo Yaakov para merecer estas grandes lecciones? ¿Qué podemos hacer nosotros para, al menos, comenzar el proceso de ser capaces de merecerlas también? Yaakov estaba devastado, inclinado y lloraba cuando entró a la habitación; lloraba tanto que sus lágrimas caían en su regazo, su corazón se volvió como la cera y los ángeles tuvieron que ayudarlo. Pero solo debido a que Yaakov tenía tanta carencia y estaba tan vacío fue que pudo atraer toda la Luz de conexión, elevación y revelación para él y para el mundo; todo se originó en ese momento de la vida de Yaakov. Por eso, aunque quizá no seamos capaces de sentirnos tan vacíos de mérito como Yaakov en aquel momento, debemos saber que hasta que no deseemos despertar los verdaderos grandes regalos infinitos, y no nos acerquemos a la certeza por un lado mientras al mismo tiempo tenemos la sensación de vacío de mérito en su máximo nivel por otro lado, entonces no somos capaces de despertar esta gran Luz.

Es cierto que en el Shabat de Toldot tenemos una increíble oportunidad para conectarnos con la fuente de la vida, el sustento y los hijos. Pero también es cierto que si queremos la gran Luz, debemos sentirnos carentes de mérito. Cuando alcanzamos ese estado —y según lo involucrados que estemos— recibimos la ayuda y el Creador viene a apoyarnos.


Comentarios 6