Convertirnos en una bendición en la vida de los demás

Transforma vidas a través de un regalo al fondo de becas de Karen Berg. DONA AHORA


Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Convertirnos en una bendición en la vida de los demás

Karen Berg
Diciembre 27, 2020
Me gusta 21 Compartir Comentarios 8

Este artículo fue publicado originalmente en 2017.

El mundo está lleno de gente que necesita nuestra mano. Ya que cuando un niño tiene hambre, debemos alimentarlo. Cuando un amigo necesita ayuda, debemos actuar. No importa cuán hermosas sean nuestras intenciones, si no las manifestamos al mundo, se vuelven inútiles. Diariamente tenemos cientos de oportunidades ante nosotros para que nos ayudemos entre sí. A veces, somos nosotros quienes debemos ofrecer esa mano. Y otras veces, nosotros necesitamos esa mano amiga. Esta semana, podemos tomar lo que tenemos en nuestra mente y sentimos en nuestro corazón para integrarlo más en nuestra vida diaria, donde nuestras acciones espirituales pueden hacer mucho bien a los demás y al mundo.

Nosotros también tenemos el poder para bendecir al convertirnos en una bendición en la vida de los demás.

En Vayejí, Yaakov bendijo a sus hijos y nietos. Puso las manos en sus cabezas para activar y canalizar su energía. Nosotros también tenemos el poder para bendecir al convertirnos en una bendición en la vida de los demás. Nosotros también tenemos la capacidad de bendecir a la gente en nuestra vida que necesita ayuda con tan solo mostrarle un poco más de amor.

En esta porción también encontramos la desaparición física de Yaakov y Yosef. Yaakov y Yosef fueron carrozas de poderosa energía y ambos se entregaron a lo largo de sus vidas. La vida está llena de momentos en los que debemos pedir la fuerza y la valentía para vivir la sabiduría de nuestro corazón. Quizá no siempre sea fácil, pero el esfuerzo que invertimos en nuestras prácticas espirituales seguramente regresará a nosotros duplicado y triplicado. Este mundo nos da oportunidades cada día para convertir la esencia de nuestro corazón en algo real que pueda verse y mantenerse, algo que pueda durar aun después de que dejemos este mundo.

Esta semana, en tu meditación, serénate y siente al mundo a tu alrededor.

Esta semana, en tu meditación, serénate y siente al mundo a tu alrededor. Sé sensible a todas las oraciones que son enviadas a los Cielos. El mundo está lleno de oportunidades para compartir. El mundo está lleno de corazones rotos por sanar y manos que buscan ayuda. ¿Quién a tu alrededor quizá está pasando por un momento difícil? Tal vez llevarle una taza de café una mañana le alegre mucho el día. Probablemente conoces a alguien a quien le ayudaría recibir una llamada o un mensaje de texto que diga: “Te quiero. Estoy pensando en ti. Estoy aquí para ti”.

Amigos míos, el mundo está muy frágil hoy en día. Actuemos de acuerdo a nuestro corazón. Mantengámonos abiertos a las necesidades de los demás y seamos conscientes de que sus necesidades son tan reales e importantes como las nuestras. Esta semana, si lo intentamos, podemos ser como la mano de Dios para otra persona, una mano que desde arriba tiene el poder de cambiarlo todo para mejor. Y apuesto a que si estamos dispuestos a intentar ayudar a bendecir a los demás, seguramente veremos aparecer una bendición en nuestra vida.


Comentarios 8