Ser como la Luz

Transforma vidas a través de un regalo al fondo de becas de Karen Berg. DONA AHORA


Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Ser como la Luz

Karen Berg
Septiembre 29, 2019
Me gusta 4 Compartir Comentarios

Mientras que entramos en la porción de Vayélej, también estamos entrando en el mes de Tishrei y en la festividad de Rosh Hashaná. La porción de Vayélej es una de las más cortas de la Biblia, y sabemos que donde hay menos, siempre hay más; por lo tanto, esta es una de las semanas más poderosas del año entero para inspirar cambio interno y cercanía con el Creador.

"En este momento se nos pide que seamos como la Luz."

Rosh Hashaná es el nacimiento de la humanidad, el nacimiento de Adán y Eva. También es el nacimiento de un nuevo ciclo; un nuevo mes, un nuevo año. En nuestros estudios en el Centro aprendemos que el nivel de la semilla —el inicio— lo contiene todo. De hecho, nos alentamos mutuamente a ser aún más cuidadosos en el primer día de un nuevo mes, ya que nuestras acciones y conciencia de ese día influyen directamente en todos los días del mes entrante. Si así ocurre con cada mes, aplica aún más para el año.

Es interesante que no bendecimos el mes de Tishrei como lo hacemos con los otros meses; está escrito que la razón es que no le preguntamos al Creador qué puede hacer por nosotros en este mes, sino que le preguntamos qué podemos hacer nosotros para hacer borrón y cuenta nueva, y de ese modo participar en este nacimiento de la humanidad, hacerlo de manera distinta con respecto a antes.

"En una palabra, la Luz es amor."

En otras palabras, en este momento se nos pide que seamos como la Luz.

La Luz es generosa. La Luz es misericordiosa. La Luz es bondadosa. La Luz ve la perfección que está en nuestro interior y, por lo tanto, la Luz sabe que somos capaces. La Luz es motivadora. La Luz es desinteresada. La Luz es incondicional.

En una palabra, la Luz es amor.

Se dice que después de un mes de ver nuestra negatividad —todos esos lugares oscuros en nuestro interior que quisiéramos cambiar— deberíamos llegar a Rosh Hashaná como si fuésemos una persona totalmente distinta. Una nueva persona. Es nuestro cumpleaños, nacemos de nuevo. Regocijémonos durante estos días. Sé feliz en este tiempo. Ve sólo lo bueno. Sé como la Luz.

Los kabbalistas dicen que si hay una sentencia de juicio en el cosmos destinado a una persona, Dios no lo quiera, y esa persona, al tener la oportunidad, rechaza juzgar a alguien más, entonces la sentencia de esa persona será eliminada. En estos próximos días, por favor, evita juzgar algo o a alguien por la razón que sea. Más bien, concentrémonos en lo que está bien, bueno e íntegro.

Preguntemos qué podemos dar en lugar de tomar. Comportémonos como la Luz y, al hacerlo, plantemos las mejores semillas posibles para nuestro año nuevo, y eliminar cualquier juicio que esté por ser decretado hacia nosotros y el resto del mundo. De esa manera, quizá, sólo quizá, merezcamos ver al Mashíaj en nuestro tiempo.


Comentarios