Descubrir nuestro propósito

Repite el gesto: Sé un colaborador de la misión. CONOCE MÁS


Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Descubrir nuestro propósito

Esther Naor
Junio 17, 2014
Me gusta 2 Compartir Comentarios

En la Porción de esta semana, tenemos la historia de Kóraj, un miembro extremadamente rico y sabio de la tribu de Leví. Lo cual significa que era familia de Moshé y Aarón, y que sin embargo le reclamó a Moshé el que Aarón y sus hijos fueran los designados a ser los Sacerdotes, o Cohanim (cosa que por supuesto no fue idea de Moshé sino del Creador). Por esta razón, Kóraj empezó una rebelión en contra de Moshé que eventualmente llevó a que él y sus 250 seguidores fueran literalmente tragados por la tierra en un terremoto divino y el inicio de una plaga que mató a varios otros Israelitas que también se quejaron con Moshé al respecto.

Los Kabbalistas nos dicen acerca de Kóraj que Kóraj “tomó”, en otras palabras, Kóraj estaba atorado en la conciencia de tomar y no había logrado transformarse en un dador. Esta conciencia del Deseo de Recibir para sí Mismo lo llevó a querer lo que no era suyo, a pesar de todo lo que él ya tenía. Kóraj pertenecía a la tribu de los Levitas, quienes también servían al Tabernáculo como los Cohanim, los Sacerdotes, solamente que no en la misma capacidad que los Sacerdotes. El Zóhar nos explica que los Levitas representan una energía única y especial, y tenían un trabajo único y especial que sólo ellos podían hacer. Similarmente, los Cohanim representaban otro tipo de energía y tenían otro trabajo muy específico que sólo ellos podían hacer.

Kóraj, siendo Leví, tenía celos del trabajo de los Cohanim. Su conciencia de deseo de recibir para sí mismo lo llevó a que quisiera lo que ellos tenían. Y la razón por la cual no lo podía tener, y por qué era incorrecto que lo quisiera, es porque esto confundiría su rol, su energía. No se pueden mezclar energías. Kóraj tenía que hacer su rol, su papel, ser canal de la energía de Leví para la cual nació y era su destino.

El Zóhar nos explica que el ser celoso puede ser algo muy positivo. El ser celoso, usado de la forma correcta, nos puede llevar a crecer nuestro deseo por estar conectados con el Creador, que al final del día es el propósito de la Creación. Pero sólo podemos crecer nuestro deseo y nuestra conexión con el Creador haciendo nuestro trabajo, nuestro rol, nuestra corrección y Tikún. Cuando tenemos celos de alguien más, y queremos lo que ellos tienen, o ser ellos; cuando queremos hacer el trabajo de alguien más, así como Kóraj quiso hacer el trabajo de Aarón, los celos se vuelven la energía más destructiva posible, así como en el caso de Kóraj que sus celos causaron un terremoto seguido por una plaga.

Lo único que nos traerá verdadera plenitud y felicidad es hacer nuestro trabajo, encontrar nuestro rol en este mundo, la energía que debemos canalizar, y hacerlo. Mientras que estemos buscando tener lo que alguien más tiene o ser lo que alguien más es, nunca estaremos plenos, así como Kóraj, a pesar de ser el Israelita más rico y recibir honores, no era suficiente y quería lo que alguien más tenía. Lo que nos va a conectar con nuestra alma, con nuestro Creador, es el trabajar en nuestra transformación de ser sólo tomadores a dadores, el trabajo de elevar nuestra conciencia.

Todos tenemos un Kóraj por dentro, todos tenemos la conciencia de deseo de recibir para nosotros mismos que se manifiesta en celos. La cura a los celos, es transformar ese deseo de recibir para mi mismo que me lleva a desear lo que otros son o tienen, y usarlo para encontrar cuál es mi rol, mi trabajo en esta vida, y concentrarme en hacerlo. Cuando yo sé cuál es mi rol y estoy haciendo mi trabajo, no tengo tiempo ni espacio para tener celos. En vez de estar enfocándome fuera de mí en lo que otros tienen, me estoy enfocando en mi trabajo.

Ese fue el problema de Kóraj, no se enfocó en hacer su trabajo como Levita, sino que buscó hacer el trabajo de alguien más. Esta semana tenemos el regalo de poder transformar nuestros celos en una fuerza positiva que nos ayude a encontrar nuestro rol y hacer nuestro trabajo, lograr nuestro destino y realizar nuestro potencial.

¡Buena semana!


Comentarios