Recobrar nuestra Luz

Apoya el Fondo de Becas Karen Berg. Aprende más


Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Consulta gratuita con un maestro

Reserva una consulta gratuita con un maestro del Centro de Kabbalah.

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a recorrer tu viaje espiritual, con el fin de que tomes las riendas de tu destino y logres tus metas.

Solicitar una consulta

Lectura astrológica kabbalística

La astrología kabbalística ha ayudado a innumerables almas a obtener conocimientos profundos sobre sus caminos espirituales personales.

Una lectura de tu carta natal te conecta con tu verdadero propósito en la vida y te ayuda a transitar los altibajos de la vida con el fin de que tomes las riendas de tu destino y alcances tus metas.

¡Y ahora tú puedes obtener una lectura astrológica kabbalística en línea!

Solicita la lectura de tu carta

Recobrar nuestra Luz

Michael Berg
Diciembre 25, 2019

La porción de Mikets comienza con la palabra vayejí, la cual representa algo negativo, lo cual es extraño porque esta porción habla de un suceso positivo: la salida de Yosef de la prisión. Entonces, ¿qué hay de negativo en esto? El Arí, Rav Yitsjak Luria, explica que el Faraón representa el Lado Negativo, y en la porción de Mikets el Faraón recibe un nivel de profecía. La profecía es un nivel elevado de conexión con la Luz del Creador, pero dado que el Faraón representa el Lado Negativo, ¿cómo obtuvo el mérito de tener semejante profecía?

"Una chispa de Luz puede acabar con toda la oscuridad en un instante".

Para responder a esto, tenemos que comenzar con una enseñanza que mi padre, Rav Berg, mencionaba a menudo. En hebreo, la palabra averá es traducida erróneamente como “pecado” o “transgresión”. Sin embargo, averá proviene de la palabra “entregar”, como en “él/ella ‘entrega’ su Luz al Lado Negativo”; cada vez que actuamos de forma negativa, estamos entregando nuestra Luz al Lado Negativo. Y cada carencia, cada dolor, cada tristeza que experimentamos en nuestra vida proviene de esa energía que hemos entregado.

La forma en la que el Lado Negativo tiene control sobre nosotros es a través de la Luz y la energía que le hemos entregado; a través de la averá, la transferencia de nuestra energía, el Lado Negativo puede controlarnos y darnos oscuridad, carencia, dolor y tristeza. Por ende, si una persona puede quitarle al Lado Negativo toda esa Luz que le ha entregado, entonces no habrá más carencia, tristeza o dolor, nunca más. Y en el grado en que podamos recuperar toda esa energía que le hemos entregado al Lado negativo, en ese mismo grado podremos eliminar toda la oscuridad de nuestra vida.  Pero ¿cómo recuperamos esa Luz? Los kabbalistas usan una parábola para explicar el proceso:

Había un herrero que vio unos camellos que llevaban una cantidad ilimitada de lino hacia donde estaba él. El herrero tenía una tienda muy pequeña y no sabía qué iba a hacer porque no podía acomodar todo el lino dentro de ella. Pero entonces un sabio le dijo al herrero que solo una pequeña chispa de su martillar podría encender todo el lino y lo destruiría todo en un instante.

"La oscuridad proviene de la Luz que hemos entregado".

Para eliminar la oscuridad y recuperar lo que hemos entregado, hay un proceso que es mucho más sencillo de lo que pensamos: como la parábola dice, una chispa de Luz puede acabar con toda la oscuridad en un instante. Todo tiene que ver con nuestra conciencia; si pensamos que tenemos que batallar para recuperar cada chispa que hemos entregado, nunca lograremos recuperar nada. Pero tenemos que recordar, como la parábola, que una chispa acabará con todo el lino. Una chispa recuperará toda la Luz que hemos entregado al Lado Negativo. Ése es el secreto de la porción de Mikets y es también el secreto de Janucá, que cae durante esta porción.

Yosef cayó un poco tanto cuando la esposa de Potifar trató de seducirlo como cuando puso su certeza en el copero del Faraón. Entregar su energía al Lado Negativo es lo que lo mantuvo en la prisión y lo que le dio al Faraón el poder de la profecía. Por ende, la razón por la cual la porción de esta semana comienza con la palabra vayejí, la cual representa oscuridad o negatividad, es porque está hablando acerca de un momento en el tiempo cuando Yosef estaba en prisión; no en una prisión física, sino en una prisión espiritual. Y por consiguiente, el Faraón tenía el dominio porque Yosef le había entregado su poder. Sin embargo, el momento en que el Faraón recibió la profecía debido a la entrega de Yosef de las averot al Lado negativo fue también el momento en que Yosef recuperó su poder; el Faraón dijo: “Te he dado el control de todo Egipto”. Egipto representa el Lado Negativo y, por lo tanto, Yosef tomó de nuevo toda la negatividad y toda la energía que le había dado al Faraón, al Lado Negativo.

Uno de los más grandes regalos de Shabat Mikets y de Janucá es la capacidad de recuperar el control. Para conectarnos con esto, tenemos que comenzar con entender que la oscuridad proviene de la Luz que hemos entregado. Luego, tenemos que entender que para recuperarla solo necesitamos una chispa. Si Yosef hubiese tenido que luchar por todas las chispas que había entregado, le habría tomado una eternidad. En lugar de ello, Yosef entendió que solo necesitamos una chispa de Luz para quemar todas las fuerzas de la Negatividad y recuperar toda la energía que hemos entregado. Una vez que Yosef obtuvo esa conciencia y entendimiento, recobró el control.

Uno de los grandes secretos de esta porción y de Janucá es que necesitamos muy poco. Por supuesto, primero tenemos que comenzar con la claridad de que la única razón por la cual no tenemos control en nuestra vida, la única razón por la que tenemos oscuridad o carencia no es por culpa de alguien más, o por culpa del Creador. Es debido a nuestras averot, la Luz y la energía que hemos entregado al Lado Negativo. Si no tenemos esa claridad, entonces el siguiente paso, el cual es entender que todo lo que necesitamos es una pequeña chispa para quemar todo el Lado Negativo, no puede venir.

A través del encendido de la Janukiyá durante Janucá, podemos recobrar toda la Luz que hemos entregado al Lado Negativo. Por ende, ésta tiene que ser nuestra conciencia y meditación durante este período; si tuviéramos que pelear para recuperarlo todo, si tuviéramos que ganarnos de nuevo las cosas, nos tomaría una infinidad de vidas. Pero en Shabat Mikets, y a lo largo de Janucá, se nos da el poder para hacerlo. Podemos retomar el control y recuperar nuestra Luz, y ni siquiera se trata de un trabajo que tengamos que hacer; más bien es un regalo increíble que nos dan.