Como me ayudó a crecer que me lanzaran de un avión.
¡COMPARTE la Luz del Zóhar gratis con un amigo! Aprende más

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Find more wisdom and practices to elevate your self, your life, and the people around you. From weekly articles and videos to live-streamed and in-Centre classes and events, there is a membership plan for everyone.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen::
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más…
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Ciertas restricciones se aplican.

Consulta gratuita con un maestro

Reserva una consulta gratuita con un maestro del Centro de Kabbalah.

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual, con el fin de que tomes las riendas de tu destino y logres tus metas.

Solicitar una consulta

Lectura astrológica kabbalística

La astrología kabbalística ha ayudado a innumerables almas a obtener conocimientos profundos sobre sus caminos espirituales personales.

Una lectura de tu carta natal te conecta con tu verdadero propósito en la vida y te ayuda a transitar los altibajos de la vida con el fin de que tomes las riendas de tu destino y alcances tus metas.

¡Y ahora tú puedes obtener una lectura astrológica kabbalística en línea!

Solicita la lectura de tu carta

Como me ayudó a crecer que me lanzaran de un avión.

Batya Solomon
Octubre 22, 2019

Cuando estaba recién salida de la universidad con mi título en mano, y el descubrimiento de que no quería ejercer una carrera para la que pasé cuatro años preparándome, emprendí un viaje para encontrar la carrera correcta para mí. Lo que ignoraba en aquel momento es que estaba en un viaje todavía más importante para encontrarme a mí misma, descubrir quién era y en quién quería convertirme.

Así que me dediqué a buscar empleo en las áreas que más me interesaban. Siempre quise recorrer el mundo, así que busqué empleo en la industria aerocomercial y encontré un empleo como azafata.

"El requisito para una revelación transformadora es elegir dar ese salto de fe".

En la escuela de sobrecargos aprendí muchas destrezas y lecciones de vida útiles. Sin embargo, una de las más profundas fue cuando estábamos aprendiendo los procedimientos de rescate y evacuación. En este día en particular, nuestra clase fue trasladada a un avión que estaba estacionado en la pista. El instructor principal nos demostró cómo llevar a cabo procedimientos de evacuaciones de emergencia. Después de que nos turnáramos para abrir la puerta de emergencia, llegamos al siguiente paso que era activar el tobogán de salida. El instructor me pidió que tirara la cuerda que inflaba el tobogán, y así lo hice. Me asomé por la puerta y vi que el tobogán se infló por completo hasta llegar al piso, mientras se mantenía sujetado al avión por debajo de la salida de emergencia.

El siguiente paso era saltar del avión sobre el tobogán. Las instrucciones eran simples: correr, saltar y sujetarse de las rodillas mientras estábamos en el aire y mantener esa posición mientras nos deslizábamos hasta tierra firme. Cuando me levanté y entré en la fila para saltar, me entró un pensamiento aterrador. Desde donde estaba, no podía ver el tobogán. ¡¡No podía ver el tobogán!! Todo lo que veía era personas corriendo y saltando en el aire que se sujetaban de las rodillas mientras caían por debajo de mi campo de visión.

Todo lo que podía ver era nubes y el cielo azul. ¡Nubes! ¡¡Estábamos aproximadamente a la misma altura de la terraza de un edificio de dos pisos!!

La palabra miedo no logra describir mi estado mental en ese momento. Miedo no era la opción. Era TERROR. Fue en ese momento que me di cuenta que les tenía pánico a las alturas y que no había ninguna manera de que yo saltara de ese avión. En lugar de ello, estaba moviéndome firmemente hacia la parte trasera de la fila y luego escapándome para buscar otra salida posible de ese avión que incluyera una rampa. Me habría conformado con una escalerilla muy alta en ese entonces.

El instructor de vuelo (que probablemente ya había pasado por esta experiencia con otras personas como yo) se aseguró de que no hubiese ninguna otra manera de desembarcar del avión. Todos los demás habían seguido las instrucciones tranquilamente y salieron del avión por la salida de emergencia. Ahora solo quedaban tres personas a bordo: el instructor de vuelo, su asistente y yo. Mientras intentaba convencerlos para no hacer lo inevitable que, por cierto, escaló a resistirme físicamente con firmeza, ellos simplemente ignoraron mis peticiones, amenazas y quejas. Mientras ignoraban por completo mi berrinche, me sujetaron cada uno con una mano sobre un hombro y la otra en el costado del pantalón, ¡y me lanzaron del avión! ¡¡¡Me lanzaron del avión!!!

 

Me habría gustado contar que, en ese momento, tuve una charla sincera con mi Ser Superior y reconocí que de alguna manera era para bien, y que acepté proactivamente las circunstancias; simplemente entregarme y estar en la posición correcta para saltar.

"Los 22 días de Libra marcan el inicio de un nuevo ciclo para toda la humanidad".

Pero, desafortunadamente, no ocurrió de esa forma. En vez de eso, salí volando del avión dando manotazos y patadas, gritando groserías que ni siquiera sabía que conocía, sin ninguna pizca de gracia mientras me deslizaba hasta el final del tobogán. Después de que finalmente aterrizara y cayera en tierra firme (que me tomó unos 60 segundos, pero se sintió como una eternidad), el instructor y el asistente con gracia, uno después del otro, asumieron la posición correcta y aterrizaron seguramente sin que se les moviera un pelo.

Esto pudo haber sido una increíble historia en la que yo soy la “víctima”. Pero la verdad es que, en retrospectiva, agradezco mucho esa experiencia. Aprendí muchas lecciones valiosas que todavía me son útiles hoy en día.

Entonces, ¿qué aprendí de esta experiencia? ¡Muchísimo!

Primero, entendí que la industria aerocomercial, en cualquiera de sus presentaciones, no era el camino laboral para mí.

También entendí que cuando se trata de crear una revelación para pasar a mi siguiente nivel, no puedo hacerlo sola. El miedo y la resistencia por trascender mi limitado sistema de creencias eran demasiado grandes como para enfrentarlos por cuenta propia.

Si no permito que me lleven hasta el punto de la incomodidad, no estoy creciendo. No es casualidad que se les llame “dolores del crecimiento”.

He logrado apreciar cada vez más el hecho de que todos necesitamos a alguien en nuestra vida que nos respalde, alguien de nuestro lado que vea nuestro potencial y que tenga más certeza en nosotros de la que nosotros mismos tenemos a fin de manifestar ese potencial.

No apreciaba el apoyo en el momento que me lo ofrecieron. Me sentí más como una víctima porque estaba muy ocupada aferrándome a permanecer igual, en lugar de apreciar el proceso de transformación.

Fui muy afortunada en tener el apoyo de alguien que estaba más interesado en que yo tuviera una revelación y que le importara más mi desarrollo que mi aprobación.

El requisito para una revelación transformadora es elegir dar ese salto de fe, ya sea que lo aceptemos proactivamente o permitamos que nos impulsen.

En la medida que continúo enfrentando desafíos en mi camino, también continúo desarrollando gratitud por mi maestra espiritual, Karen Berg, cuyos ejemplo, orientación y apoyo (e impulso a veces incómodo pero amoroso) me han enseñado que las limitaciones no existen. Lo único que me limita es mi propia imaginación acerca de lo que es posible lograr, tanto para mí como para el mundo. Por eso y mucho más, estoy eternamente agradecida.

Durante la ventana cósmica de Virgo (Elul) y Libra (Tishrei), tenemos la oportunidad de sembrar conscientemente las semillas para un destino mejor, tanto individual como globalmente.

Si quieren tomarse en serio el efectuar cambios verdaderos y duraderos en sus vidas, mi consejo es que no traten de hacerlo solos. Encuentren a alguien que identifiquen como más espiritual que ustedes, alguien que aspiren ser de alguna manera, que no esté interesada en su aprobación a la vez que los impulsa amorosamente a alcanzar su siguiente nivel.

Los 22 días de Libra marcan el inicio de un nuevo ciclo para toda la humanidad. Lo que pensamos, sentimos, decimos y hacemos durante este tiempo crucial del año se desarrollará en el ámbito de causa y efecto personal y colectivo. Con un gran deseo, la asistencia adecuada y una mente abierta, no hay límites para lo que podamos lograr.

¡Así que haz que este sea tu mejor año!