Manteniendo la oscuridad dormida
¡COMPARTE la Luz del Zóhar gratis con un amigo! Aprende más

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Consulta gratuita con un maestro

Reserva una consulta gratuita con un maestro del Centro de Kabbalah.

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a recorrer tu viaje espiritual, con el fin de que tomes las riendas de tu destino y logres tus metas.

Solicitar una consulta

Lectura astrológica kabbalística

La astrología kabbalística ha ayudado a innumerables almas a obtener conocimientos profundos sobre sus caminos espirituales personales.

Una lectura de tu carta natal te conecta con tu verdadero propósito en la vida y te ayuda a transitar los altibajos de la vida con el fin de que tomes las riendas de tu destino y alcances tus metas.

¡Y ahora tú puedes obtener una lectura astrológica kabbalística en línea!

Solicita la lectura de tu carta

Manteniendo la oscuridad dormida

Centro de Kabbalah
Noviembre 18, 2013

Estás caminando por la calle y ves a una mujer mayor que se acerca a ti. Mientras se aproxima, la ves y sonríes. A pesar de hacer contacto visual contigo, ella no te regresa la sonrisa. Tú, a) decides que ella es una persona grosera, o b) ¿asumes que está teniendo un mal día?

El profesor de la Universidad de Texas, Raj Raghunathan, Ph.D., dice que tu respuesta puede determinar si eres un cínico social. Según Raghunathan, los cínicos sociales son aquellos de nosotros que tendemos a creer lo peor de las personas y nos negamos a darles el beneficio de la duda. Todos conocemos a personas así: un colega que piensa que su jefe es un tirano por apilarle proyectos, un vecino que cree que todos los niños son un estorbo, o un amigo que habla mal de los amigos y conocidos cuando no están cerca.

Raghunathan señala que el cinismo puede ser perjudicial para nuestro bienestar y felicidad. Para empezar, los cínicos sociales tienen más probabilidades de preocuparse constantemente. Cuando nos preocupamos, nuestros cuerpos liberan cortisol a nuestros sistemas. En grandes cantidades, la hormona del estrés puede interferir con nuestro sistema digestivo, inmune y reproductivo, afectando nuestra salud en general. Además, los altos niveles de cortisol en el cuerpo están relacionados a la placa que se forma en las arterias, precursor de los ataques cardíacos. Los cínicos sociales también tienen más probabilidades de interactuar agresivamente con otros, descargando su frustración con cualquiera que esté cerca. Y por último, los cínicos sociales tienden a atraer a otros cínicos a su vida, perpetuando la negatividad y rodeándose ellos mismos con mala energía.

Desde un punto de vista kabbalista, un cínico social es alguien que sólo ve la negatividad en otros. Es una persona que pasa por alto los rasgos positivos de una persona y se enfoca en sus defectos. Ser un cínico social puede hacer mucho más que sólo afectar negativamente nuestra salud y relaciones. Identificar constantemente los defectos de los otros nos abre al caos espiritual. Según Michael Berg, "Despertamos el veneno de la muerte que está dormido en nosotros cuando vemos lo malo de los demás. No importa si lo hacemos consciente o inconscientemente. Una vez que vemos el mal en alguien, se libera el veneno". Cuando enfrentamos momentos difíciles, nuestra respuesta automática puede ser culpar a otros. Sin embargo, muchas veces creamos negatividad al darle un lugar para descansar dentro de nosotros mismos.

El capítulo bíblico de Vayeshev nos cuenta una historia sobre las cosas negativas que pueden ocurrir cuando permitimos que el cinismo social eche raíces. Vayeshev es la historia del joven e ingenuo Yosef, hijo de Yaakov. Sus once hermanos estaban celosos del amor único que le tenía su padre. Un día, Yosef compartió un sueño que tuvo con once estrellas, junto con el sol y la luna, todos se inclinaron frente a él en forma de reverencia. En vez de hacerle caso omiso a este sueño, los hermanos sospecharon de él. Alimentados por sus enormes celos, sintieron miedo de que un día él tratara de gobernarlos.

Una noche, los hermanos trabajaban en un campo cuando vieron a Yosef acercándose desde lejos. Todo lo que ellos vieron fueron las palabras inmaduras de su hermano y la amenaza que pensaban que él presentaba. Antes de que él llegara a ellos, los hermanos deciden que lo mejor que pueden hacer es matarlo, para que así no exista más una amenaza. Yehuda, el hermano mayor los convence de no asesinarlo. Sin embargo ellos continúan con el plan de deshacerse de él, y en vez de esto planean una escena para que su padre, Yaakov, crea que a Yosef lo mató un animal salvaje. El grupo captura a Yosef y después de romper su abrigo y tirarlo a un tanque de agua, finalmente deciden venderlo como esclavo. Luego manchan su abrigo con sangre de animal y se lo muestran a Yaakov como evidencia de que su hijo fue asesinado. Yaakov se pone terriblemente triste por la muerte de su hijo. Sus otros hijos intentan consolarlo pero no lo logran. Él está muy consternado para ser consolado.

La historia ilustra cuán enraizado puede estar el cinismo social. Se convierte en un patrón que mancha nuestra visión del mundo. También es un patrón que es difícil de romper. ¿Cómo saber si este es un problema que enfrentas? Comienza por examinar tu conducta. Cuando estás molesto, ¿tiendes a responder con comentarios negativos? ¿Sospechas que otros quieren hacerte daño? Intenta ser sincero contigo mismo. Luego, habla con tus amigos cercanos y tu familia. Pregúntales si piensan que eres más negativo de lo que deberías ser.

"Dos cosas ocurren cuando vemos la oscuridad en otra persona", dice Michael Berg, "Despertamos la oscuridad dormida dentro de nosotros mismos, y eliminamos la protección espiritual y física del Creador que evitan que caigamos". Al arrancar de raíz esta tendencia de ver lo peor en los demás, atraemos más Luz a nuestra vida y nos protegemos de la negatividad. A veces, la persona de la que debemos protegernos es de nosotros mismos.