Compartir tus dones

Apoya el Fondo de Becas Karen Berg. Aprende más


Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Consulta gratuita con un maestro

Reserva una consulta gratuita con un maestro del Centro de Kabbalah.

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a recorrer tu viaje espiritual, con el fin de que tomes las riendas de tu destino y logres tus metas.

Solicitar una consulta

Lectura astrológica kabbalística

La astrología kabbalística ha ayudado a innumerables almas a obtener conocimientos profundos sobre sus caminos espirituales personales.

Una lectura de tu carta natal te conecta con tu verdadero propósito en la vida y te ayuda a transitar los altibajos de la vida con el fin de que tomes las riendas de tu destino y alcances tus metas.

¡Y ahora tú puedes obtener una lectura astrológica kabbalística en línea!

Solicita la lectura de tu carta

Compartir tus dones

Karen Berg
Marzo 8, 2020

Todo lo que te llevas es lo que has compartido.

Esto está escrito en la pared de la compañía de empréstitos de George Bailey en la película: “¡Qué bello es vivir!”. Ese es un sentimiento hermoso que se aplica a todo lo que el Creador nos ha otorgado misericordiosamente en esta vida. La belleza de una bendición no es tenerla, sino que podamos compartirla con los demás, enriqueciendo de ese modo la vida de aquellos que apreciamos y haciendo del mundo un mejor lugar gracias a ello.

En la porción de Qui Tisá de esta semana, Dios le dice a Moshé que mientras cuente a los israelitas, debe indicarles que den medio shékel. Luego se le pide a Moshé que use el dinero para la Tienda de Reunión, convirtiéndola en un monumento al Creador por los israelitas. Al hacerlo, Dios le dice a Moshé que ese medio shékel es santo.

No siempre asociamos el dinero con la santidad. Sin embargo, aquí el Creador le dice a Moshé que el shékel en efecto es santo cuando lo usamos como vehículo para el bienestar de la gente. Por supuesto, no nos referimos a la moneda ni al papel, o al dólar con respecto al shékel. Más bien se explica que el dinero es energía, un aspecto de la Luz y que podemos dirigir su uso según nuestro libre albedrío.

Cada uno de nosotros es bendecido con dones. Algunos, ciertamente, tienen el don de la riqueza, pero otros puede que tengan el don de la sabiduría, la música o el liderazgo. Algunos son creativos, tienen la habilidad de escribir grandes novelas o componer preciosos sonetos, mientras que otros son brillantes matemáticos o genios innovadores. Del mismo modo que cada uno de nosotros tiene una chispa divina, también recibimos dones divinos.

Qui Tisá es la llave que abre el baúl que contiene el tesoro de plenitud, una fórmula secreta con la que podemos hacer que todo sea santo en nuestra vida. Esta porción viene a enseñarnos que lo único que debemos hacer para estar satisfechos con una bendición, lo único necesario para hacerla santa, es encontrar una manera de compartirla con los demás.

Esta semana es un momento maravilloso para encontrar nuevas maneras de impartir al mundo los dones que Dios te dio. Te sugiero que tomes una hoja de papel y la dividas en dos columnas. En la izquierda, haz una lista de todas las cosas con las que has sido bendecido, en la derecha piensa en una manera de compartir cada bendición con alguien más. ¿Usamos nuestro hogar solo como un techo bajo el cual vivimos nosotros solamente o lo abrimos a los demás, creando una atmósfera cálida y acogedora en la que nuestros amigos también pueden encontrar refugio, compartir y desarrollarse? ¿Silenciamos nuestra voz creativa y guardamos nuestro talento solo para nosotros o encontramos una manera de publicar nuestra música en redes sociales, actuamos en obras de teatro locales o escribimos nuestro primer cuento como una manera de alegrar a los demás? ¿Guardamos nuestra espiritualidad solo para nosotros o compartimos sabiduría con quienes desean aprender? ¿Mantenemos el puño cerrado mientras decimos: “¡Lo mío es mío y de nadie más!” o abrimos las manos y sentimos una fracción de lo que debe sentirse ser la Luz al ofrecer nuestra beneficencia a alguien más?

Si podemos tomar lo bueno que tenemos y compartirlo con otro ser humano, lo convertimos en algo santo.

¿Acaso no es una hermosa verdad que por cada acto de compartir que realizamos el mundo se vuelve mucho más santo?