Burlarnos de nosotros mismos
Su apoyo económico es absolutamente fundamental en este momento sin precedentes. Para apoyar el Centro de Kabbalah, haz clic aquí.

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y prácticas para elevar tu ser, tu vida y las personas que te rodean. Desde artículos semanales hasta clases y eventos por transmisión y en Centros; hay un plan de membresía para todos.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
La Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen::
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más…
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Ciertas restricciones se aplican.

Consulta gratuita con un maestro

Reserva una consulta gratuita con un maestro del Centro de Kabbalah.

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual, a fin de que tomes las riendas de tu destino y logres tus metas.

Solicitar una consulta

Lectura astrológica kabbalística

La astrología kabbalística ha ayudado a innumerables almas a obtener conocimientos profundos sobre sus caminos espirituales personales.

Una lectura de tu carta natal te conecta con tu verdadero propósito en la vida y te ayuda a transitar los altibajos de la vida a fin de que tomes las riendas de tu destino y alcances tus metas.

¡Y ahora tú puedes obtener una lectura astrológica kabbalística en línea!

Solicita la lectura de tu carta

Burlarnos de nosotros mismos

Michael Berg
Enero 17, 2018

En la porción de Vaerá estaban las primeras siete plagas. En la siguiente porción, Bo, están las últimas tres. Esta porción de Bo comienza con un llamado especial que el Creador hace a Moshé: “Ven al Faraón”. El Creador luego continúa diciendo: “La razón por la que estas tres plagas vendrán es porque quiero que les digas a tus hijos y nietos que Yo torturé a los egipcios”. Sin embargo, esa no es la explicación verdadera, eso no es lo que significa realmente.

"El que se sienta como Rey en los cielos se ríe..".. - Psalms 2:4

Rashí dice que el verdadero significado de la palabra que usualmente es traducida como “tortura”, en realidad es: “Me burlé del Faraón”. Entonces, si la leemos de ese modo, el Creador le dice a Moshé: “Las últimas tres plagas son para que les digas a tus hijos y nietos que Yo me burlé del Faraón”. Luego, el Rambán, Najmánides, nos señala que el Creador dice: “Me río del Faraón”. Por lo tanto, según el Rambán, en Shabat Bo se manifiesta el versículo 4 del capítulo 2 de Tehilim (Salmos), en el cual está escrito: “El que se sienta como Rey en los cielos se ríe, el Eterno se burla de ellos” o se burla de esa persona.

Entonces ¿qué es esto? Es algo muy interesante en muchos niveles, pero quiero concentrarme en esta idea de que el Creador tiene sentido del humor. En el Zóhar se habla del Rey David como el bufón de la corte del rey, o el bufón del rey. Por ejemplo, está escrito que incluso cuando el Profeta Natán se dirigió al Rey David para hablarle de las cosas que tenía que corregir, David consiguió un modo de hacer un chiste. Y el Creador, al parecer, disfrutaba los chistes del Rey David.

Todo el concepto del sentido del humor del Creador es hermoso. Pero, por supuesto, más importante aún, ¿qué debemos aprender de eso? Cuando el Creador le dice a Moshé que estas plagas son enviadas para que les pueda contar esto a sus hijos y nietos, lo que quiere decir es que Moshé llegará al nivel de entender el chiste del Faraón. Y debido a que en un nivel sabemos que, como enseñan los kabbalistas, estas historias no son historias entre Moshé, los israelitas y el Faraón, sino las historias de nuestra vida, lo que la Torá nos señala es que para poder corregir y crecer verdaderamente debemos comenzar a reírnos de nosotros mismos. Por ejemplo, digamos que alguien despertó esta mañana de mal humor y le gritó a su pareja, luego fue a su trabajo, alguien más lo molestó y le gritó también a esa persona. Más tarde, al final del día, esa persona revisó su día y vio las cosas que no debía hacer. Ese es un nivel, es algo que la mayoría de nosotros hacemos.

"Nunca nos liberaremos de nuestro ego hasta que seamos capaces de reírnos de eso".

No obstante, hay un nivel más profundo que es más importante. Ese nivel más profundo es cuando revisamos nuestro día o semana y decimos refiriéndonos a nosotros mismos: “Quién sea que era esa persona, es una idiota, la manera en la que se comportó es ridícula”. Y hay una gran diferencia entre estos niveles. En uno, nos tomamos muy en serio: “Sí. Lo sé. No debí haber hecho eso y veo qué debo corregir”. En el otro nivel, vemos lo tonto que fue nuestro comportamiento. Así pues, lo que el Creador le dice a Moshé, y a nosotros, es que nunca nos liberaremos del Faraón, de nuestro ego o del Deseo de Recibir para Sí Mismo hasta que seamos capaces de reírnos de eso.

EL Zóhar se refiere al Lado Negativo como “un rey viejo y tonto”. Por ende, el entendimiento es que actuar de acuerdo con el consejo del Lado Negativo es tonto, absurdo y ridículo, y que es una evolución necesaria de nuestro trabajo espiritual. Una pregunta importante que debemos hacernos es: “Cuando veo mi día o mi semana, ¿veo cosas que necesito cambiar o estoy en el nivel en el que me doy cuenta de lo tontas que fueron mis acciones?”. Sólo cuando vemos nuestras acciones como tontas o ridículas, tal y como lo hace el Creador cuando ve la estupidez e insensatez humana, podemos llegar al nivel en el que podemos corregir verdaderamente.

Un concepto importante que nos permite llevar las cosas a un nivel más profundo es que, como sabemos, el juicio, din, debe ser endulzado para poder eliminarlo. Los kabbalistas explican que el juicio se endulza con la risa. A lo largo de la historia ha habido incluso algunos tsadikim, personas justas, que fueron conocidos por sus chistes; por ejemplo, uno muy conocido por sus chistes fue Rav Naftalí de Ropshitz.

La idea es que, a través de un chiste, a través de este nivel de burla, endulcemos los juicios. Aquí, por supuesto, nos referimos a burlarnos de nosotros mismos. Eso significa que ahora, cuando al final del día hagamos un recuento y digamos: “Ah, eso no estuvo bien, no debo decir cosas negativas ni enojarme como lo hice con aquella persona hoy”, sólo será un nivel. Debido a que endulzar de verdad el juicio que creamos a través de nuestras acciones sólo se logra cuando llegamos al punto de reírnos de nosotros mismos. Sólo cuando no somos una persona seria que revisa su día y dice: “Ah, debo mejorar esto o aquello”, sino que más bien somos capaces de reírnos al oír al rey viejo y tonto, como lo llama el Zóhar (nuestra Inclinación Negativa), endulzamos el juicio y hacemos la conexión real.

El Creador le decía a Moshé que estas siguientes tres plagas en Egipto se presentaron para que él llegara al nivel de conciencia en el que pudiese entender, como dijo el Rambán, el chiste del Deseo de Recibir para Sí Mismo, el chiste que es el Faraón, el chiste que es nuestra caída por el Deseo de Recibir para Sí Mismo. El Rambán habla del versículo en el que el Creador ríe cuando ve que nos comportamos guiados por el ego; eso es un chiste para el Creador. Y cuando comenzamos a entender ese chiste, cuando comenzamos a ver la manera en la que nos comportamos y nos damos cuenta de lo ridícula que es, y luego reímos, estamos en un nivel completamente diferente de nuestra percepción de la vida.

A menudo, nos tomamos muy en serio, nos tomamos muy en serio las cosas negativas que hacemos y cómo tenemos que corregirlas. Sí, ese es un nivel, pero un nivel inferior. El nivel final es cuando vemos nuestra vida y decimos: “Me comporté así, me molesté con esa persona, me permití hablar negativamente y todo eso es tonto, es un chiste, es ridículo”. Ese nivel de entendimiento de nuestra caída es lo que endulza el juicio y hace la corrección.