Nuestra alma necesita expandirse

Estamos cumpliendo 100 años! Ayúdanos a compartir la sabiduría de la Kabbalah por los próximos 100 años! DONA AHORA


Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Join interactive webinars each week
  • Watch full-length courses on-demand
  • Enjoy discounts on events, guidance services & products*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Nuestra alma necesita expandirse

Michael Berg
Octubre 6, 2021
Me gusta 28 Compartir Comentarios 11

La porción de Nóaj, a mi parecer, está llena de muchas enseñanzas emocionantes e importantes; enseñanzas que, si realmente entendemos, tienen el poder de cambiar nuestro trabajo espiritual en un modo muy positivo.

Por eso, quiero compartir algo de Rav Áshlag, quien pregunta cuál es el secreto del alma. Él dice que antes de venir a este mundo, el alma es un pequeño aspecto con gran potencial. Es una pequeña chispa de Luz conectada a su Fuente, la Luz del Creador. Y entonces él pregunta por qué fue creado el mundo. ¿Qué significa eso?

Creo que la mayoría de nosotros cree que el alma es un ser perfecto y completo que entra en el cuerpo y luego luchamos junto a ella para permitirle reconectarse con la Luz del Creador. Pero Rav Áshlag dice algo completamente diferente. Él dice que antes de entrar en nuestro cuerpo, cada una de nuestras almas era una pequeña chispa con gran potencial, pero no revelado. Así pues, si esa chispa permanece en los Mundos Superiores en un estado perfecto, nunca se expandirá ni se convertirá en lo que está destinada a ser. Nunca se convertirá en la totalidad de la Luz del Creador que necesita ser revelada. Y el propósito de venir a este mundo es permitirle al alma expandirse y convertirse completamente en todo lo que puede llegar a ser.

Por lo tanto, la razón por la que nuestra alma, una pequeña chispa con gran potencial, viene a nuestro cuerpo es para revelar ese potencial. Nuestra alma es la Luz del Creador, pero no como cuando está al 100 % en los Mundos Superiores. Y cuando viene a este mundo, nuestro trabajo no es reconectarla, sino que, al ser una pequeña chispa, nuestra lucha (nuestro trabajo espiritual) es permitirle expandirse. Por eso, cada vez que compartimos, nos conectamos con el Zóhar y demás, lo que en realidad hacemos es permitirle a nuestra alma expandirse un poco más. Y la lucha entre el cuerpo y el alma es lo que le permite a esta última crecer cada vez más.

Este es un maravilloso descubrimiento sobre quienes somos; somos el Creador que desea manifestarse más significativamente… y ese es el propósito del trabajo espiritual. Cuando el alma —que en realidad es la Luz del Creador deseando expandirse más— ingresa al cuerpo, forcejea con él. Pero solo a través de esa lucha puede revelar su potencial y expandirse tan ampliamente como necesite. Entonces, ella usa las herramientas y la sabiduría, que son, de hecho, la Luz del Creador expandida.

Por ejemplo, digamos que nuestra alma, desde que nació hasta hoy, solo se ha revelado 20 % y desea expandirse; el Zóhar es una de las mejores herramientas que tenemos para permitir la expansión del Creador, que es nuestra alma. En consecuencia, cuando estudiamos el Zóhar e internalizamos su Luz, nos expandimos con ella y comienza a formar parte de nosotros. Así pues, la sabiduría somos nosotros y es la Luz del Creador. Nuestra alma viene a este mundo con un gran potencial y la única manera en la que puede ser revelado es a través de la lucha del cuerpo y el alma, lo cual le permite expandirse. Las herramientas para la expansión del alma, y también la Luz que es el alma expandida, son la sabiduría y las herramientas.

Entonces, para regresar al ejemplo del Zóhar, digamos que nuestra alma está 20 % expandida, 20 % revelada, luego leemos el Zóhar y expandimos nuestra alma 5 % más a través de esa lectura. Por tanto ese 5 % más es en realidad la Luz del Zóhar que se convierte en nosotros. Nosotros somos ese aspecto de la Luz del Creador que está siendo expandido.

Así pues, Rav Áshlag dice que este es el secreto: la Luz del Creador, el trabajo espiritual, la sabiduría y yo somos todos uno, porque todo esto es la expansión de la Luz del Creador. Nuestra alma es Luz del Creador potencial que aún no está expandida. El uso de las herramientas y el estudio de la sabiduría son tanto la Luz que permite la expansión como la Luz de la expansión.

¿Qué da vida espiritual? El nivel de conciencia que tenemos. El alma, antes de llegar a este mundo, era el aspecto pequeño del Creador con gran potencial sin revelar, aunque estuviera conectada y unificada con la Luz del Creador. Pero es una pequeñísima chispa potencial del Creador, y eso es todo lo que tiene en los Mundos Superiores. Si no ingresa en el cuerpo ni lucha por expandirse, permanecerá pequeña y sin revelarse.

En los Escritos del Arí dice que el Creador quería revelar Su sagrado Nombre. Este también es el secreto del significado de lo que dice el Arí con respecto a la razón de la creación del mundo, la cual era que el Creador revelara Su potencial. Es decir, revelarnos a nosotros, el potencial de la Luz del Creador. Nosotros nos expandimos con las herramientas que son la Luz que se convierte en nuestra expansión.

La gente está triste, aburrida o deprimida porque necesitamos ser más de lo que somos, en otras palabras, nuestra alma necesita expandirse más. Una vez que permitimos que nuestra alma se expanda, una vez que vemos nuestro trabajo espiritual de este modo, tendremos emoción, entendimiento y felicidad como resultado. Del mismo modo que un globo, comenzamos como algo pequeño, restringidos dentro de un pequeño balón, luego comenzamos a expandirnos. Y si nuestra alma es esa Luz del Creador sin expandir, no seremos felices; o quizá lo seremos un poco, pero no para siempre.

Por lo tanto, cada acción espiritual que realizamos debe ser con esta conciencia: Estoy creando el camino para la expansión de mi alma. La Luz que revele con esta acción será parte de mí, ahora mi alma es mucho más grande y cada acción que haga es la expansión de mi alma, que, en realidad, es la expansión de la Luz del Creador y el propósito de la creación de este mundo.

Para mí, lo principal de todo esto es entender que nuestra alma, antes de venir a este mundo, e incluso en su estado actual, es una fracción de lo que debe llegar a convertirse. El trabajo espiritual no consiste simplemente en luchar por ser espiritual o luchar por mantener nuestra alma pura. Más bien consiste en luchar por expandir nuestra alma a través de los caminos de las herramientas y la sabiduría de la Kabbalah. Si no expandimos nuestra alma, no seremos felices, plenos, inspirados ni entenderemos más cosas. Este es el propósito de la vida, el propósito de la creación del mundo: revelar al Creador. Nosotros somos la chispa del Creador que aún no está revelada, la chispa del Creador que aún no está expandida.

Nuestra alma necesita expandirse, por eso estamos en este mundo. Si podemos entender este secreto que nos dice Rav Áshlag, podemos cambiar y llenar nuestro trabajo espiritual con un propósito totalmente nuevo y emocionante.


Comentarios 11