Orar con pasión

Transforma vidas a través de un regalo al fondo de becas de Karen Berg. DONA AHORA


Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Orar con pasión

Sarah Weston
Julio 16, 2013
Me gusta 3 Compartir Comentarios

En la historia de la porción de esta semana, Vaetjanán, Moisés le ruega al Creador 515 veces que le permita entrar en la tierra de Israel. A lo largo de esta historia podemos conectarnos a un propósito más profundo con el poder de la oración.

Si entendemos y nos conectamos con una conciencia más profunda de oración, podemos elevarnos a una realidad diferente en la que existe un destino distinto. Me gustaría compartir una historia relacionada al poder de esta herramienta:

Una estudiante tenía un enorme deseo de asistir a la conexión de Rosh Hashaná en Anaheim con el Rav y Karen. Sin embargo, debido a dificultades financieras, sintió que era imposible y no sabía cómo iba a hacer que ocurriera. Acababa de recibir el Zóhar y pensó en poner a prueba su herramienta recién adquirida, así que oró y rogó a la Luz que la ayudara a manifestar la conexión de Rosh Hashaná. Realmente abrió su corazón y asumió total responsabilidad, identificando las áreas que tenía que cambiar y comprometiéndose con nuevos caminos. Sintió apreciación por la Luz y estaba en paz con cualquier respuesta que el Creador tuviera para ella.

En menos de dos semanas, recibió una llamada “por casualidad” en relación a una inversión que había realizado en un negocio. Le explicaron que de todos los inversionistas de dicho negocio, ¡ella era la única que había invertido de más! Como consecuencia le preguntaron si le podían regresar el dinero. La cantidad que le devolvieron, por supuesto, ¡era exactamente lo que necesitaba para su inscripción a Rosh Hashaná y para su pasaje aéreo!

¡No oramos porque el Creador necesita nuestras oraciones! ¿Cómo podría una esencia tan incomprensiblemente infinita y generosa tener el espacio o la necesidad de recibir? Más bien, a través de la oración podemos elevarnos A NOSOTROS MISMOS. Oramos para elevarnos a un lugar donde podemos ver los milagros que existen a nuestro alrededor todo el tiempo, para ver más allá del lugar de nuestra visión actual.

A medida que nos acercamos a Rosh Hashaná, una de las cosas por las cuales oramos es por la Teshuvá o “arrepentimiento”. Cuando nos comprometemos con la Teshuvá, asumimos la responsabilidad por cada efecto negativo que hemos causado, reconocemos nuestros errores y nos hacemos dueños de nuestro egoísmo. Ésa es la manera en la que restauramos la Luz que hemos perdido.

Moisés rogó y oró 515 veces. ¿Oramos y rogamos nosotros por oportunidades para compartir con la misma pasión? ¿Lo haríamos una vez, dos veces, diez veces, cincuenta veces antes de darnos por vencidos? ¿Crearíamos excusas para justificar nuestra falta de perseverancia? Desafortunadamente, la mayoría de nosotros piensa que tenemos un tiempo ilimitado para hacer nuestro trabajo espiritual y lamentablemente perdemos nuestro sentido de urgencia.

Nuestro trabajo es urgente y si oramos con esta urgencia y pasión podemos atraer una Luz tremenda para el mundo. Mi maestra, Karen Berg, generalmente comparte la noción de que cada una de nuestras almas es como un hilo conectado que atrae energía de los Mundos Superiores. Un hilo puede ser cortado fácilmente, pero une cientos de miles de hilos y tendrás una cuerda fuerte cuya conexión será irrompible. Vamos a meditar para que nuestras oraciones se unan en una sola, con un sentido de pasión y urgencia renovadas para reconstruirnos a nosotros mismos y al mundo a través de nuestro trabajo espiritual individual. Creemos una vasija para recibir la máxima cantidad de Luz en Rosh Hashaná. Nunca deberíamos rendirnos, incluso si nos toma 515 veces.

 


Comentarios