Eliminar fuerzas de negatividad

Cumpliremos 100 en el 2022! Ayúdanos a compartir la sabiduría de la Kabbalah por los próximos 100 años! DONA AHORA


Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Eliminar fuerzas de negatividad

Michael Berg
Noviembre 28, 2018
Me gusta 5 Compartir Comentarios 1

Con respecto al inicio de la porción Vayeshev, que cuenta la historia de la familia de Yaakov, Rashí cita una explicación del Midrash que habla del por qué esta historia está justo después de la porción anterior, Vayishlaj. La porción describe a todos los reyes que existieron en aquel tiempo, todas las generaciones y la familia de Esav, quien, en aquel tiempo, era considerado como el hermano negativo de Yaakov.

"Hay un aspecto interno y uno externo."

Para explicar por qué esta porción, Vayeshev, comienza con Yaakov y su familia, Rashí cuenta una parábola sobre un hombre que viajaba con sus camellos cargados de lino. El hombre y sus camellos pasan delante de un minero quien los ve y dice: “¡Vean todo este lino! ¡Estoy abrumado!” a lo que una persona responde: “No pienses en todo ese lino; si una chispa de tu llama le cae, lo quemará todo”. Rashí explica que así es cómo Yaakov veía a todas las generaciones de Esav; no como historias sobre familias, sino, como el lino, fuerzas de negatividad y, por lo tanto, quedó abrumado.

Así pues, Yaakov está abrumado en el inicio de la porción Vayeshev, y para calmarlo y responder su pregunta sobre cómo alguien puede luchar contra todas estas fuerzas y energías de oscuridad, negatividad y destrucción mencionadas al final de la porción anterior, el Midrash dice que la casa de Yaakov es fuego, la casa de Yosef es una llama, y las fuerzas de Esav, las fuerzas de oscuridad y negatividad, son como el heno; una chispa puede salir de Yosef y quemar toda el heno que es Esav.

Entendamos literalmente lo que Rashí cita del Midrash. Yaakov ve todas las generaciones de Esav y queda abrumado. No ve una manera de salir de toda la oscuridad y el dolor que existirá en el mundo, y pregunta: “¿Cómo puedo detener toda esta oscuridad y destrucción?”. La respuesta que da el Midrash, al igual que en la parábola, es que es posible que tengamos una chispa de Luz que queme todas estas fuerzas de negatividad.

Entonces, ¿cuál es el secreto de la parábola? Y más importante aún, ¿cómo lo usamos en nuestra propia vida? Los kabbalistas explican que en todas las cosas del mundo hay un aspecto interno y uno externo. Desafortunadamente, la mayoría de nosotros vive en el plano del aspecto externo; nos preocupamos por lo que los demás dicen de nosotros. Ese es un indicador claro de que estamos más involucrados con el aspecto externo de las cosas que con el interno. Lamentablemente, el dolor, el sufrimiento, la muerte y la oscuridad también forman parte del aspecto externo, y si un individuo fortalece uno de los aspectos externos de algo en su conciencia y en la manera en la que vive su vida, también les da poder a los aspectos externos del mundo; las fuerzas no solo traen oscuridad al mundo en su conjunto, sino también al individuo.

"Dirijámonos al aspecto interno de nuestra alma y enfoquémonos allí."

Por tanto, ¿cómo quemamos ese aspecto externo? ¿Cómo puede alguien quemar el juicio y la negatividad que está viviendo para hacerla desaparecer? La respuesta es simple. Si un individuo comienza a vivir su vida sin preocuparse por lo externo, sino solo por el aspecto interno: el alma, la transformación y el trabajo espiritual, entonces esa chispa puede quemar todos los juicios externos. Cuando somos abrumados por la oscuridad y el juicio, podemos eliminarlos al recordar que eso es solo el aspecto externo; no es real, no tiene existencia, y una chispa de la Luz interna puede quemarlo por completo.

Por lo tanto, la pregunta que debemos hacernos es: ¿Cuáles son mis preocupaciones y dónde está mi enfoque? Porque si continuamos concentrándonos en lo externo y preocupándonos por ello, entonces no podremos detener el juicio ni quemar toda esa negatividad. Por el contrario, si entendemos que la única manera en la que podemos quemar todo lo externo es concentrándonos solo en enviar una chispa del aspecto interno, comenzamos a enfocar nuestra vida solo en nuestra transformación y nuestra conexión con la Luz del Creador. Al hacerlo, tal y como dice el Midrash: “La chispa salta y quema toda la negatividad”.

Podemos quemar el juicio y todas las fuerzas abrumadoras de oscuridad, tanto individualmente como para el mundo, al enviar una chispa de nuestro aspecto interno. ¿Cómo lo hacemos? Al reenfocar nuestra mente para no preocuparnos por lo que los demás piensan o dicen de nosotros, al no preocuparnos más por todas las cosas externas en las que pasamos concentrados la mayor parte de nuestros días. Más bien, dirijámonos al aspecto interno de nuestra alma y enfoquémonos allí. Ese es el secreto de este Midrash; Yaakov es abrumado por todas las fuerzas de negatividad, pero el Creador dice: “No olvides que no son reales”. Y luego nosotros, al igual que Yaakov, podemos eliminar esas fuerzas de negatividad y juicio con una chispa, pero tenemos que estar conectados con esa chispa, el aspecto interno.


Comentarios 1