Correr en frente de caballos en los rápidos
¡COMPARTE la Luz del Zóhar gratis con un amigo! Aprende más

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Find more wisdom and practices to elevate your self, your life, and the people around you. From weekly articles and videos to live-streamed and in-Centre classes and events, there is a membership plan for everyone.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen::
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más…
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Ciertas restricciones se aplican.

Consulta gratuita con un maestro

Reserva una consulta gratuita con un maestro del Centro de Kabbalah.

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual, con el fin de que tomes las riendas de tu destino y logres tus metas.

Solicitar una consulta

Lectura astrológica kabbalística

La astrología kabbalística ha ayudado a innumerables almas a obtener conocimientos profundos sobre sus caminos espirituales personales.

Una lectura de tu carta natal te conecta con tu verdadero propósito en la vida y te ayuda a transitar los altibajos de la vida con el fin de que tomes las riendas de tu destino y alcances tus metas.

¡Y ahora tú puedes obtener una lectura astrológica kabbalística en línea!

Solicita la lectura de tu carta

Correr en frente de caballos en los rápidos

Esther Naor
Octubre 29, 2014

En la porción de esta semana, Lej Lejá, se nos presenta a Avraham el Patriarca, la carroza de la energía de misericordia y compartir en este mundo.

Es bien conocido que el significado del nombre de esta porción, “Lej Lejá”, se traduce como “Sal de ti mismo”, esto hace referencia a nuestra necesidad de salir de nuestra zona de confort para crecer espiritualmente. Estoy segura de que cualquier persona que haya estudiado Kabbalah por más de dos meses está consciente de este concepto, el crecimiento nunca está dentro de nuestra zona de confort.

Sin embargo, el Zóhar nos dice que en esta porción Avraham fue mucho más allá de salir de su zona de confort, tal y como el Creador le ordenó cuando le dijo que saliera de su hogar, su familia, etc. Lej Lejá.

El Zóhar describe a Avraham como “una persona corriendo delante de sus caballos en dirección contraria a la de los rápidos”. Ese fue el nivel de salir de la zona de confort al que Avraham llegó. Se presionaba a ir rápido contra la corriente que venía hacia él.

Puede que tengamos tiempo estudiando Kabbalah y, nuevamente, quizá hayamos escuchado esto antes, debemos salir de nuestra zona de confort. Lo estamos haciendo en cierta medida, sin embargo, realmente aún estamos buscando estar cómodos. Si elegimos proactivamente salir de nuestra zona de confort ahora, es en gran parte porque queremos estar en un lugar cómodo en algún momento. “Estoy pasando por un momento difícil ahora, pero la Kabbalah dice que si salgo de mi zona de confort me conectaré con la Luz y eso aliviará de alguna manera la incomodidad por la que estoy pasando ahora”. Así es como pensamos. “Ok, seguiré adelante pero sólo hasta cierto punto y luego necesitaré un descanso”.

La mayoría de las veces elegimos un camino espiritual porque nos queremos “sentir mejor” o más serenos, o porque tenemos algún dolor que queremos aliviar y queremos recibir respuestas.

Avraham salió de su zona de confort no porque estaba buscando estar en una situación más cómoda en algún momento, porque la vida lo haya puesto en una situación incómoda con la que tuvo que lidiar o para librarse de algún dolor interno. Avraham entendió que trabajar duro es el propósito de esta existencia física. En los fundamentos de Kabbalah aprendemos que todos estamos aquí para eliminar el pan de la vergüenza, para ganarnos nuestra Luz. En otras palabras, estamos en este mundo físico para hacer un esfuerzo. Avraham entendió esto y, en realidad, pidió la incomodidad, pidió que su vida fuese difícil. Y cuando llegaron las dificultades, aunque el Zóhar dice que él era “el mejor amigo” del Creador, no cuestionó inmediatamente al Creador ni le preguntó “¿Por qué a mí? Soy una buena persona, he hecho todo lo que el Creador me ha pedido que haga” como lo haríamos nosotros. Él lo vio como una oportunidad para crecer, revelar Luz y corrió emocionado hacia el desafío.

Seamos sinceros con nosotros mismos, ninguno de nosotros estamos en ese nivel, no importa que tan espirituales creamos que somos. Aún estamos de alguna manera escapando de la incomodidad, hacemos lo que nos enseña la Kabbalah para estar “bien”, para sentirnos un poco mejor. No estamos buscando el trabajo duro como una “una persona nadando corriendo delante de sus caballos en dirección contraria a la de los rápidos”. Nos forzamos en uno y otro aspecto, deseamos un poco de crecimiento en esto o en aquello, deseamos un poco de cercanía con el Creador. Pero, ¿cuándo fue la última vez que pediste que tu vida fuese difícil? ¿por trabajo duro? ¿Cuándo fue la última vez que pediste manifestar realmente de todo tu potencial y eliminar todo tu Pan de la Vergüenza?

Las porciones del libro del Génesis que estamos leyendo ahora nos ayudan a reenfocar nuestro esfuerzo espiritual hacia el trabajo verdadero: eliminar el pan de la vergüenza.

Hay una famosa cita de Bruce Lee que dice “No pidas una vida fácil, pide la fortaleza para enfrentar una vida difícil”. Así fue como vivió Avraham. Repito, no estamos en su nivel ni se espera que lo estemos, pero podemos aspirar a llegar allí y esta semana podemos pedirle a Avraham su fortaleza. Podemos pedirle su ayuda para obtener la valentía y determinación para enfrentar la verdadera batalla, para realmente salir de nuestra zona de confort, para incrementar nuestro deseo de eliminar por completo nuestro Pan de la Vergüenza y hacerlo para todo el mundo, no sólo para nosotros mismos.

Que usemos la energía de Avraham disponible esta semana para dar un gran paso hacia adelante en nuestro trabajo espiritual y crear un gran impacto en el mundo entero, tal y como Avraham lo hizo.