Trabajo espiritual: el parque de diversiones de la vida

Apoya el Fondo de Becas Karen Berg. Aprende más


Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Consulta gratuita con un maestro

Reserva una consulta gratuita con un maestro del Centro de Kabbalah.

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a recorrer tu viaje espiritual, con el fin de que tomes las riendas de tu destino y logres tus metas.

Solicitar una consulta

Lectura astrológica kabbalística

La astrología kabbalística ha ayudado a innumerables almas a obtener conocimientos profundos sobre sus caminos espirituales personales.

Una lectura de tu carta natal te conecta con tu verdadero propósito en la vida y te ayuda a transitar los altibajos de la vida con el fin de que tomes las riendas de tu destino y alcances tus metas.

¡Y ahora tú puedes obtener una lectura astrológica kabbalística en línea!

Solicita la lectura de tu carta

Trabajo espiritual: el parque de diversiones de la vida

Benny Halfon
Mayo 7, 2015

¡Vaya!, parece que en estos días estamos en una montaña rusa, ¿no? A través de la porción de esta semana podemos entender lo que está ocurriendo y cómo salir sonrientes de esta ”aventura”.

Quiero compartir con ustedes dos ideas que me inspiraron de una charla de Karen Berg en 2009 que puede ser encontrada en la Universidad de Kabbalah.(Este video está en inglés pero eventualmente tendrá subtítulos en español).

¿Por qué pasamos por altibajos en nuestra vida? ¿Por qué, aparentemente, debemos enfrentar desafíos en nuestra vida? ¿Por qué, después de elegir nuestro camino espiritual y llevar tiempo en él, parece que a veces oramos por algo y obtenemos lo opuesto?

¿Por qué no podemos simplemente vivir nuestra vida, casarnos, tener hijos, tener una carrera y obtener los beneficios en algún momento en el futuro? Simplemente, porque no seríamos mejores que los animales. Mira a tu alrededor y fíjate en cómo nos tratamos, cuánto dolor y sufrimiento vemos y leemos, cómo abusamos de otras personas y de la naturaleza. Por otro lado, cuando vemos que los animales viven en armonía y sinergia con la naturaleza, nos preguntamos: ¿somos mejores que ellos?

¡Por supuesto que la respuesta es ! La diferencia más grande es que los animales aceptan su entorno como se les da; es lo que es. Los humanos tenemos el poder para cambiar nuestro entorno, ya sea para bien o para mal. Tenemos la capacidad de cambiar el mundo, por lo tanto, tenemos una responsabilidad con las demás personas, los animales y la naturaleza.

Cada uno de nosotros tiene un trabajo por hacer en este mundo y cuando no lo hacemos, recibimos “un pequeño codazo”, como dice Karen Berg. Un pequeño codazo en nuestras costillas de parte de la vida diciendo: “Oye, tienes una responsabilidad más grande aquí. Si no te gusta algo de tu vida, ¡párate y cámbialo!”.

¿Cambiar qué?

¡Cambiarte a ti mismo!

¿Por qué? ¿Por qué la Luz, a través de otras personas y situaciones difíciles, constantemente nos incita a cambiar? Es muy simple y lo hemos escuchado antes: la ley de la atracción. Los semejantes se atraen. Soy el imán que atrae todo y a todos a mi vida, si no me gusta una parte de eso, debo cambiar. ¿Cambiar qué? ¿Cambiar lo que mi imán atrae? Imposible, podemos tratar de cambiar las cosas que nos rodean; y a menudo eso es lo que intentamos toda nuestra vida. Sin embargo, el imán continuará atrayendo el mismo tipo de cosas hasta que el imán mismo cambie. Cambia tu imán (cámbiate a ti), cambia tu vida, y todo el mundo le seguirá. Comienza por ti.

Podemos pasar del punto más oscuro de nuestra vida a la más grande Luz.

Escribo estas palabras bajo la sombra del devastador terremoto de Nepal. No les ocurrió a ellos, nos ocurrió a nosotros. Cada uno de nosotros es responsable de lo que ocurre en todo el mundo. Al quitarle las capas a nuestro propio ego, revelamos la Luz de nuestra verdadera alma y continuamos hacia la gran Luz de la brillante alma de la humanidad.