Una fuerza de misericordia

Transforma vidas a través de un regalo al fondo de becas de Karen Berg. DONA AHORA


Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Una fuerza de misericordia

Karen Berg
Septiembre 27, 2020
Me gusta 5 Compartir Comentarios

En el primer día de Sucot, la Columna Derecha de Zeir Anpín empieza a moverse hacia Maljut para abrazarla. Éste es el significado secreto del versículo: “…y su brazo derecho me abraza” (Cantar de los Cantares 2:6). Entonces todos se regocijan y todos los semblantes resplandecen.

Hay alegría en derramar agua sobre el altar, en Simjat Beit Hashoevá. Porque durante todo Sucot, la gente debe ser feliz regocijándose en muchas maneras diferentes. Esto es ocasionado por la Derecha, porque dondequiera que el lado derecho, a saber: los Jasadim, descansa, hay alegría en todas partes. Entonces hay gozo con el cual ser feliz— Zóhar, Pinjás

Sucot es el tiempo de Jasadim, un tiempo de misericordia y alegría. Ahora que hemos purificado el Deseo de Recibir para Sí Mismo mediante el trabajo que realizamos en Rosh Hashaná, podemos comenzar la construcción de un deseo que no sea “para Sí Mismo”, sino “para Compartir”, compartir el aspecto de nosotros que está más cerca del atributo del Creador. Este es el propósito de Sucot y es la razón de los abundantes aspectos de esta rica y alegre festividad.

Los instrumentos que usamos en Sucot: la Sucá, las cuatro especies que crean la conexión con el Lulav y el Etrog, la Ceremonia de Libación del Agua, forman parte del plan del Creador para otorgarnos la capacidad de construir un futuro de armonía.

El Lulav representa a Jésed, o misericordia. Se toma con la mano derecha, el lado derecho es el lado de compartir, la Columna Derecha. El valor numérico de Lulav es 68, cuando sumamos los cuatro días de preparación, llegamos a 72, la plantilla completa de los Nombres de Dios; eso significa que, al compartir, obtendremos toda la fuerza de la Luz Divina. No acostamos al Lulav de lado, siempre lo mantenemos erguido para atraer energía constantemente. Esto nos recuerda que donde sea que haya misericordia, generosidad o bondad, en gran o pequeña medida, hay un flujo constante de energía proveniente de los Mundos Superiores hacia nuestro mundo.

El Etrog representa un tipo diferente de energía. A menudo, la gente busca un Etrog bonito porque este simboliza al mundo físico de Maljut. Es el nivel del Reino; lo que es para mí. Es la vasija que contiene toda esa brillante Luz.

Cuando oramos en la Sucá, juntamos el Lulav y el Etrog, lo cual simboliza la unificación de estos dos aspectos y, después de todo, dicha unión es el propósito de la Creación: el Lulav representa la cualidad generosa del alma y el Etrog, el cuerpo, el receptor. No podemos hacer nuestro trabajo en un cuerpo sin alma ni el alma puede hacer su trabajo sin un cuerpo; juntos tenemos vida. Y no obstante, en el ámbito energético, el Lulav es más fuerte que el Etrog, tal y como el deseo del Creador por compartir con nosotros bondad infinita es más fuerte que nuestro deseo de recibirla.

Sucot también nos da la conexión de Libación del Agua conocida como Simjat Beit Hashoevá en el sexto día. En la época del Templo, el agua era extraída del pozo y vertida en el altar del Templo. Por lo tanto, la naturaleza de esta conexión es extraer y verter agua. Esta conexión también continúa el tema de traer a nosotros la fuerza de misericordia. Se dice que quien presencie esta conexión debe hacerlo con gran regocijo, y que la simple observación proveerá felicidad y protección de las aflicciones de la vida.

Al investigar cada una de las acciones que realizamos en la Sucá, nos damos cuenta de que esta ventana de tiempo, combinada con conciencia y tecnología, nos ofrece la capacidad de atraer la parte más Divina de nosotros a la configuración de nuestro ser, esto nos llena de la capacidad de cambiar con respecto a cómo éramos en el pasado. Puede que quedemos vulnerables y sensibles después de todo el trabajo de purificación de nuestra negatividad en las festividades pasadas, y ahora es como si Dios dijera: “Te haré un lugar junto a Mí en el que siempre te sentirás seguro”.

La Biblia nos dice que cuando los hijos de Israel se fueron de Egipto, viajaron de la ciudad de Ramesés a Sucot. Algunas personas dicen que Dios le dio Su protección al pueblo con cabañas físicas, por eso Sucot es llamado el festival de las cabañas, mientras que otras personas dicen que el pueblo estaba rodeado de Nubes de Gloria: una bajo sus pies, una sobre su cabeza, cuatro a los lados y una que los guiaba. Sabemos que, kabbalísticamente, es muy probable que ambas sean ciertas, ya que una representa lo que ocurrió en el plano espiritual y la otra es su manifestación física.

El 15º día del mes de Tishrei, la nación comenzó la construcción del Mishkán. El Mishkán iba a ser el lugar en el que Dios se comprometiera a morar aquí en la Tierra, unirse a la humanidad. En Sucot, nosotros también hacemos este compromiso de morar con Dios, dejar nuestra casa, las comodidades físicas que nos atraen, el Faraón que busca hacernos regresar a Ramesés. La Sucá es el lugar que nos nutrirá y nos llevará a un lugar de energía para todo el año. Es como el estómago del leviatán, la ballena en la que Yoná (Jonás) estuvo cuidadosamente resguardado por tres días y tres noches para ser llevado a su destino. En la Sucá somos bañados en Luz para emerger más fuertes y conectados con nuestra esencia divina. La sombra que produce una Sucá cualquiera no protege al cuerpo del sol, pero es la sombra que protege al alma.

La sabiduría relacionada con la festividad de Sucot es una tecnología muy detallada; podríamos pasar todo un año estudiando y preparándonos para ella y, aun así, nos faltaría mucho por aprender. Por eso, para quienes no somos grandes estudiosos y queremos conectarnos con la más pura esencia de la festividad, creo que esta hermosa y conmovedora historia puede ayudarnos a recordar lo que es realmente importante.

Había una vez un hombre muy pobre y sencillo que tenía un gran deseo de tener una poderosa conexión con Sucot. Él quería comprar el Etrog más hermoso posible, uno que se pareciera a su amor y apreciación por el Creador y todos los regalos que le había otorgado a él y a su familia.

La única posesión valiosa que tenía era el Tefilín que le había dejado su difunto padre. Como la festividad apenas estaba comenzando, sabía que no necesitaría su Tefilín en los próximos nueve días, estaba seguro de que todo se resolvería y que cuando llegara el momento encontraría la manera de recuperar el Tefilín que tanto necesitaba. Así pues, vendió su Tefilín y compró el Etrog más hermoso que pudo.

Cuando le contó a su esposa sobre su nueva y sagrada adquisición, ella se enfureció y le dijo: “¿¡Cómo pudiste hacerle esto a nuestra familia!? ¿Tenemos tan poco para alimentar a nuestros hijos y tú gastaste el dinero de la venta del Tefilín para comprar un Etrog?”. Al decir esto, ella arrojó el Etrog al suelo, eso rompió su perfecta e inmaculada corteza, y lo dejó irreparablemente dañado.

El hombre, abatido al ver su Etrog, pensó profundamente en el tema. “No tengo Tefilín”, pensó. “No tengo Etrog, pero aún tengo el amor del Creador, y lo más importante que puedo hacer para celebrar este amor es comportarme como el Creador y mostrar amor en lugar de ira a mi esposa”.

Dentro de la Sucá física y la Sucá espiritual que rodea nuestra alma en este momento, lo más importante que debemos recordar es tener una conciencia amorosa, ya que cuando la tengamos, recibiremos la armonía con nuestro prójimo, aumentaremos la capacidad de nuestro corazón para amar a la gente y llevaremos a toda la humanidad bajo la protección de las Nubes de Gloria.

Mientras entramos a la Sucá cósmica, la cual nos resguarda a todos durante los próximos ocho días, podemos pedir: “Mi Creador, sé que he hecho tantas cosas sólo para mí que no merezco misericordia. He tropezado y caído; me parezco más al Etrog que al Lulav. Sin embargo, sé que a través de Tu Sucá me has dado un gran regalo, así pues, por favor otórgame esta energía para poder ser un canal más fuerte de Tu Luz y preocuparme por los demás como Tú lo haces por mí, ahora y durante todo el año entrante”.

 


Comentarios