El deseo de ayudar: por qué la bondad es importante

Transforma vidas a través de un regalo al fondo de becas de Karen Berg. DONA AHORA


Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

El deseo de ayudar: por qué la bondad es importante

Centro de Kabbalah
Noviembre 22, 2016
Me gusta Compartir Comentarios

Las investigaciones demuestran que estamos programados para ayudar a otras personas. En estudios del comportamiento se ha observado que tanto los bebés como los chimpancés ayudarán a otros sin que se les indique que deban hacerlo, aun si implica algún tipo de dificultad.

Los bebés en dichos estudios eran muy jóvenes para actuar bajo un sentido de responsabilidad, y tampoco fue necesario el uso de recompensa. Los bebés y los chimpancés parecían motivados por el deseo de aliviar el sufrimiento de los demás.

Pero a medida que envejecemos es menos probable que compartamos, no porque nuestro primer impulso cambie con los años, sino porque escogemos no actuar conforme a él. Aún deseamos ayudar a otras personas, pero sentimos incomodidad y escogemos no hacerlo. O nos preocupamos por lo que los demás puedan pensar de nosotros, quizá cuestionando nuestras intenciones. Estos sentimientos pueden enturbiar profundamente nuestro deseo de ayudar, tanto que cuando salimos de nuestra comodidad para compartir con otras personas, el acto carece de alegría.

Los kabbalistas enseñan que ayudar a otras personas, mostrar bondad y compasión, y compartir desinteresadamente conducen a la transformación espiritual, además de ser lo correcto. Así que damos cuando podemos. Sea cómodo o no, a menudo sonreímos y fingimos que nos sentimos felices al hacerlo. De lo que no nos damos cuenta a menudo es que el espíritu con el que compartimos es tan importante como el acto de compartir en sí. Si no estamos compartiendo con un corazón abierto estamos reduciendo la Luz que esa acción canaliza al mundo.

Los estudiantes de Kabbalah a menudo confunden el compartir y la bondad como si fueran lo mismo. En realidad, son muy diferentes. Es completamente posible dar a otras personas y carecer del deseo básico de compartir con ellos. La bondad se mide por la apertura con la que compartes, si lo haces con alegría y disposición, sin pensar en los obstáculos que quizá tengas que superar para hacerlo. Esta es una de las metas de nuestro trabajo espiritual.

Si simplemente calculamos nuestro progreso espiritual conforme a si estamos compartiendo y dando más, nuestro barómetro está apagado, porque esas acciones pueden ocurrir sin ningún cambio interno. Los kabbalistas enseñan que el propósito de la vida es transformar nuestro Deseo de Recibir en Deseo de Compartir. El verdadero compartir ocurre cuando no dudas en ayudar a un amigo enfermo con sus quehaceres o asistir a un compañero que tiene más trabajo del que puede manejar. Lo hacemos con alegría porque estamos emocionados por la oportunidad de ayudar a otras personas. Ni siquiera lo vemos como trabajo espiritual, sino como una bendición. La actitud hace toda la diferencia.

Tu actitud define la bondad con la que das. ¿Qué significa la bondad verdadera? Michael Berg dice: “Significa que por naturaleza, cuando debes elegir entre cerrar tu puño o abrir la mano, tu deseo es abrir la mano y ayudar”. También agrega: “El Zóhar dice que no hay nada peor que alguien que no desea seguir abriendo sus manos para dar y más bien cierra su puño; dice que no hay aspecto más grande de la personalidad y la vida de un individuo que disminuya y entorpezca la entrada de Luz y la llegada de bendiciones duraderas como alguien cerrado a su deseo de dar”.

Sé el tipo de persona que no se detiene después de decir: “Avísame si hay algo que pueda hacer para ayudar”. Sé una persona que encuentre una manera de ayudar y lo haga sin dudar y con un corazón alegre. Intenta ver las oportunidades para compartir como bendiciones. Michael Berg dice: “Al final, debemos llegar al punto en el que de todos los momentos del día en el que debamos escoger entre abrir o cerrar, abramos nuestra mano, nuestro corazón y nuestra mente”.

Con el tiempo, el acto de compartir se volverá tan natural que no lo sentirás como una obligación en lo absoluto.


Comentarios