Bienvenidos a Escorpio, un fantástico mes en el que tomamos toda la energía que recibimos en el pasado mes de Libra (que estaba lleno de poderosas ventanas cósmicas de tiempo) y presionamos el botón para comenzar nuestro año nuevo.

¡Así que empaca tus cosas y prepárate para dar un salto hacia adelante en tu viaje espiritual!

Si comparas el mes de Libra —tan lleno de Luz, numerosas celebraciones y energía revelada— con un resplandeciente y brillante horizonte citadino al momento de un sobrecogedor atardecer, el mes de Escorpio puede parecer un oscuro y desolado paisaje en el medio de la noche. De todos los meses del año, Escorpio es el único que no tiene ventanas de tiempo especiales ni festividades kabbalísticas. Por esa razón, suele hablarse de él como Mar Jeshván, mar significa “amargo”. Pero no te dejes engañar por la descripción. Como ya sabemos, el universo opera en polaridad: donde hay oscuridad aparente, existe el mayor potencial para la Luz. Lo mismo se aplica aquí.

Aunque no parezca que ocurran muchas cosas en este mes, excepto un regreso al trabajo cotidiano de la vida después de un mes de continuos “ascensos” para el alma, hay mucha energía disponible (ya sea sólo bajo la superficie) para manifestar a través del esfuerzo dedicado y la concentración. En este tiempo, está en nuestras manos convertir lo amargo en dulce (mar en matok), prestar atención a las áreas de nuestra vida en las que hemos enfrentado desafíos de forma continua y, finalmente, implementar el cambio por el que hemos trabajado.

Tres animales simbolizan tradicionalmente la energía de este mes. Primero está el mismísimo escorpión, el único animal que se suicidará en lugar de dejarse asesinar. Representa lo que podríamos considerar como el lado negativo de las energías de Escorpio, por ejemplo, desconfianza, celos, venganza, miedo y control. Luego está el águila, que tiene una visión aguda y puede volar por todo lo alto sin perder de vista lo que ocurre en el suelo, representa la intuición aguda, la determinación y el poder de este signo. Por último, si bien no menos importante, está el fénix, que es un ave mítica que puede regenerarse, crea nueva vida de las cenizas de la existencia anterior. Este tercer símbolo es en el que me gustaría que nos concentráramos. Llegó el momento de deshacernos de lo viejo para darle paso a lo nuevo. Al dejar atrás nuestro ser del año pasado, nos elevamos con una perspectiva renovada y una hoja en blanco.

 

Seas o no escorpio, sentirás el vaivén de las oscuras y profundas aguas de este mes en las próximas semanas. Recuerda no distraerte con los miedos e inseguridades que podrían aparecer. Ten un Zóhar y tus conexiones espirituales diarias a la mano para mantener tu energía en lo alto y tu conciencia en un estado de certeza y Luz.

El mes de Escorpio es realmente un momento magnífico para trabajar duro por alcanzar tus metas, también para reflexionar y decidir si estás viviendo en sintonía con tu verdad suprema. 

Recuerda que es siempre importante vivir con conciencia y apreciación por el momento presente, tener en mente tratar con bondad y cariño a quienes nos rodean y estar dispuestos a ceder cuando más queremos aferrarnos a estar en lo correcto.

Sigue haciendo de tu trabajo espiritual una prioridad sobre la cual tus demás esfuerzos puedan florecer. Disfruta la energía, el poder de este mes y tu propia Luz para que puedas amar mejor y compartir la belleza de tu auténtico ser en tu beneficio, el de quienes te rodean y el del mundo.