¿Por qué algunas personas logran alterarnos?
¡COMPARTE la Luz del Zóhar gratis con un amigo! Aprende más

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen::
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Consulta gratuita con un maestro

Reserva una consulta gratuita con un maestro del Centro de Kabbalah.

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual, con el fin de que tomes las riendas de tu destino y logres tus metas.

Solicitar una consulta

Lectura astrológica kabbalística

La astrología kabbalística ha ayudado a innumerables almas a obtener conocimientos profundos sobre sus caminos espirituales personales.

Una lectura de tu carta natal te conecta con tu verdadero propósito en la vida y te ayuda a transitar los altibajos de la vida con el fin de que tomes las riendas de tu destino y alcances tus metas.

¡Y ahora tú puedes obtener una lectura astrológica kabbalística en línea!

Solicita la lectura de tu carta

¿Por qué algunas personas logran alterarnos?

Centro de Kabbalah
Julio 9, 2018

Admitámoslo. Todos tenemos a cierta persona que simplemente no soportamos. No podemos explicar a ciencia cierta por qué, pero ¡sí que logra enojarnos! Quizá sea la manera en que actúa, las decisiones que ha tomado, o tan solo nuestras personalidades son muy dispares. Solemos escuchar que debemos “amar a nuestro prójimo”, pero ¿por qué es tan difícil hacerlo, en especial cuando se trata de ciertos individuos?

"Los kabbalistas enseñan que el mundo es como un gran espejo."

Los kabbalistas ancestrales enseñan que cuando vemos una cualidad que no nos agrada en alguien más, se debe a que tenemos algún elemento de esa cualidad en nosotros mismos. Es un trago amargo, ¿no? Pues bien, analicemos lo que esto significa realmente.

Los kabbalistas enseñan que el mundo es como un gran espejo. Lo que vemos en los demás de hecho es una proyección de nosotros mismos; o más específicamente, nuestro estado de conciencia. En otras palabras, no veríamos algo malo en alguien más si no tuviésemos al menos una fracción de ese elemento en nosotros. En este sentido, podemos comenzar a ver cómo las características que nos enojan de los demás suelen ser indicadores de lo que necesitamos trabajar en nosotros.

"Significa que vemos cada obstáculo y dificultad como una oportunidad para que crezcamos y nos acerquemos al Creador."

Piensa en alguien que no te agrade mucho. ¿Qué es lo que más te molesta de esta persona? Quizá tiene poca paciencia y tiende a explotar. Ahora, el hecho de que esto te molesta debería indicarte que la ira es un problema para ti; pero no necesariamente en la misma forma. Quizá tiendes a contener tu rabia y guardártela. Si bien la manera en la que la otra persona maneja la ira puede ser muy diferente a tu método, la raíz del problema es el mismo.

Cuando vemos algo que no nos agrada en alguien más, es una oportunidad para reflexionar sobre nosotros mismos. Al hacerlo, podemos conocer lo que hay en nuestro interior y debemos trabajar. La gente que más logra alterarnos en realidad son simplemente las personas que pueden impulsarnos a mejorar.

Asimismo, según los kabbalistas, el Creador no ve ninguna negatividad en el mundo, solo positividad. La Kabbalah nos enseña que nuestro trabajo en la vida es ser como el Creador en nuestros pensamientos y acciones. Esto significa que debemos aprender a ser más generosos, más amorosos y ver las bendiciones en cada situación; sin importar cuán negativa pueda parecernos. Ver solo positividad en el mundo no significa que vivamos en negación y fingiendo que los desafíos no existen. Al contrario, significa que vemos cada obstáculo y dificultad como una oportunidad para que crezcamos y nos acerquemos al Creador.

Por lo tanto, cada vez que nos enfocamos en las cosas que no nos agradan en otras personas, nos estamos apartando del Creador y desconectándonos de la Luz. A su vez, cada vez que nos esforzamos en ver lo bueno en la gente y en nosotros mismos, damos un paso más hacia la Luz.