¿Por qué fallamos? Tres razones por las que el fracaso es fundamental en tu crecimiento espiritual

Transforma vidas a través de un regalo al fondo de becas de Karen Berg. DONA AHORA


Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

¿Por qué fallamos? Tres razones por las que el fracaso es fundamental en tu crecimiento espiritual

Adaptado del podcast de Sed Espiritual de Monica y Michael Berg. Escúchalo y suscríbete aquí.
Septiembre 6, 2021
Me gusta 6 Compartir Comentarios

Cuando pensamos en el éxito, usualmente lo imaginamos como un trayecto lineal del punto A al punto B. Y si algo sale mal, es un percance desafortunado o un desvío que no debió ocurrir.

En realidad, el fracaso es una parte poderosa y necesaria de nuestro viaje espiritual. El universo no fue diseñado como un sistema libre de fallos. Nuestros errores proporcionan oportunidades increíbles para que aprendamos, crezcamos y alcancemos nuevas alturas. El fracaso no es un virus en el sistema, ¡es EL sistema!

He aquí tres razones por las que el fracaso es una parte vital de nuestro crecimiento espiritual:

1. El fracaso puede impulsar tu éxito futuro. La sabiduría de la Kabbalah enseña que hay chispas de Luz ocultas en los lugares más oscuros. Nuestro propósito en la vida es revelar esa Luz oculta, y la única manera de hacerlo es mediante el fracaso. Si estuviésemos destinados a vivir en un estado elevado todo el tiempo, nunca tendríamos acceso a los lugares oscuros donde existen esas chispas de Luz.

No solo podemos revelar esta Luz cuando fallamos, sino que, de hecho, podemos usar esa energía para abastecer nuestro éxito futuro de maneras que nunca podríamos imaginar. Al fracasar nos acercamos a las chispas de Luz que pueden impulsarnos hacia nuestra siguiente bendición. La próxima vez que falles, ten presente que estás obteniendo acceso a la poderosa energía que necesitas para el éxito de mañana.

2. Sin fracaso, no hay crecimiento. Las ocasiones en que fallamos en realidad son los momentos más poderosos de nuestra vida, cuando nuestra alma está más feliz. Eso puede sonar contradictorio, pero, si miras tu vida en retrospectiva, a menudo verás que los errores más grandes inspiraron los mayores cambios. Esa clase de crecimiento es exactamente lo que nuestra alma anhela.

El fracaso es un sistema de navegación que nos muestra dónde necesitamos concentrar nuestra atención. Nos muestra que todavía hay más trabajo por hacer del que pensábamos. Cada fracaso contiene una lección necesaria que nuestra alma debe aprender. Nunca podremos comprender o lograr algo en su totalidad salvo que primero hayamos fallado en ello.

Acoger cada fracaso es una lección necesaria. Si no estás fallando, no estás aprendiendo o creciendo.

3. Los fracasos no te hacen A TI un fracaso, ¡te hacen todavía mejor! El problema con el fracaso no es el error cometido, sino lo que ocurre cuando no aprendemos de este y nos consume.

Muchas personas se rinden cuando fracasan y comienzan a permitir que sus errores las definan. Incluso si aprenden de sus errores, podrían comenzar a verse a sí mismas como un fracaso. Hace falta una humildad gigantesca para aprender de nuestros errores sin sentir que nosotros somos un error. Si nos rendimos, pasamos por alto el propósito del fracaso.

El fracaso no es un indicador de quiénes somos. Nunca hay negatividad en fallar, salvo que nos mortifiquemos por ello. Reconoce con certeza que, incluso una milésima de segundo después de cometer el mayor error de tu vida, puedes convertirte en el ser más espiritual y elevado. Los fracasos nos hacen personas mejores, más fuertes y sabias si elegimos aprender de ellos.

El fracaso es una parte necesaria, hermosa y poderosa de nuestro trabajo espiritual. No es algo por lo cual desilusionarnos, ¡sino algo que en realidad puede convertirse en la parte más emocionante de nuestra vida! Presta atención a tus fallos, aprende de ellos, pero no permitas que te definan. Usa la energía de tus errores para impulsarte hacia el éxito.


Comentarios