Palabras que edifican

Cumpliremos 100 en el 2022! Ayúdanos a compartir la sabiduría de la Kabbalah por los próximos 100 años! DONA AHORA


Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Profundiza aún más en la sabiduría de la Kabbalah con una guía personalizada y lectura de carta astral.
Consulta gratuita con un maestro

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a transitar tu viaje espiritual.

Solicita la tuya
Lectura astrológica kabbalística

Aprender acerca de nuestra alma a través de una carta astral ayuda a dar más significado y un mayor entendimiento a las experiencias que enfrentamos, las personas que conocemos, el trabajo que hacemos y las bifurcaciones en el camino.

Solicita la lectura de tu carta
Guía personal - Servicios del Centro de Kabbalah

Sesiones personalizadas individuales con un instructor para profundizar en el área que te interesa o apoyarte donde más lo necesitas. Las reuniones abarcan temas desde las relaciones hasta el tikún o un estudio profundo del Zóhar, todas personalizadas especialmente para ti.

Reserva una sesión de guía

Palabras que edifican

Karen Berg
Julio 21, 2019
Me gusta 1 Compartir Comentarios

El Rav solía decir siempre que solo hace falta un instante para destruir lo que toma años construir.

Esta semana entramos en un período de 21 días que los kabbalistas llaman Bein Hametsarim, el cual se suele considerar como las semanas más “negativas” del año. Uso comillas en la palabra “negativas” por una razón, ya que Rav Berg acostumbraba enseñar que este tiempo tiene el potencial para ser uno de los más positivos. Esta es la dualidad del mundo material que está conectado al Árbol del Conocimiento del Bien y el Mal. Incluso la palabra “nada” al revés puede significar “Adán”. En la medida que haya oscuridad, se nos da una oportunidad de revelar la misma medida de Luz.

"Usemos nuestras palabras para llenar el mundo de Luz".

Entonces, la pregunta sería: ¿cómo podemos lograr eso? ¿Qué podemos hacer en estos siete días en particular para comenzar el proceso de convertir estas semanas en las más positivas de nuestro año en lugar de que sean las más negativas como tienden a ser?

Para obtener las respuestas, acudimos al Zóhar. La porción de esta semana, Matot, consiste principalmente en la idea de las promesas y el poder del habla. Los kabbalistas enseñan que Dios nos otorgó a todos el poder de crear ángeles con nuestras palabras. Con cada palabra negativa que decimos, se crea un ángel cuyo propósito es causar oscuridad. Con cada palabra positiva que decimos, se crea un ángel para irradiar Luz.

"Podemos alterar la energía que existe en el mundo hoy día".

Por supuesto, no se trata de las palabras en sí mismas, ya que todas las palabras tienen el potencial de ser positivas o negativas; lo que importa es cómo y por qué las usamos: si es para construir o destruir. El Rav solía decir siempre que solo hace falta un instante para destruir lo que toma años construir. Podríamos usar nuestras palabras para chismear sobre un viejo amigo, o reprender a alguien muy severamente, o incluso para menospreciarnos o mortificarnos (“Soy una tonta, ¿por qué hice eso?”). Por otro lado, podemos usar nuestras palabras para alegrar el día de alguien o para acompañar el dolor de otro, con un sencillo “Te entiendo” o simplemente decirle a otra persona lo valiosa que es.

En esta semana, la primera de Bein Hametsarim, usemos nuestras palabras para llenar el mundo de Luz. Durante los próximos siete días, digamos palabras gentiles a los demás y a nosotros mismos. Pronunciemos palabras que edifiquen —palabras de sabiduría, paz y amor— y al hacerlo llenemos el mundo con ángeles positivos que puedan elevarnos sobre sus alas. Te invito a compartir esta posibilidad con otras personas a fin de que multipliquemos nuestros esfuerzos por miles y miles, y así alterar la energía que existe en el mundo hoy día y quizá para el final de Bein Hametsarim el mundo mejore como resultado.

Esta semana, permite que las palabras edificantes sean tu verdadero norte.


Comentarios