Tu redención está siempre conmigo
¡COMPARTE la Luz del Zóhar gratis con un amigo! Aprende más

Menú principal

Eventos y clases



Hazte Miembro

Encuentra más sabiduría y ejercicios para elevarte, elevar tu vida y la de aquellos que te rodean. Desde artículos y videos semanales a clases trasmitidas en vivo, clases presenciales y eventos. Hay un plan de membresía para cada persona.

Ver planes de membresía
Membresía sugerida:
Comunidad Onehouse
  • Sus beneficios incluyen:
  • Todas las transmisiones en vivo
  • Todas las clases presenciales*
  • Un 10 % de descuento en nuestras tiendas*
  • Y mucho más...
  • Inscríbete hoy
  • *En las sedes participantes. Hay restricciones.

Consulta gratuita con un maestro

Reserva una consulta gratuita con un maestro del Centro de Kabbalah.

Nuestros instructores comprometidos están aquí para ayudarte a recorrer tu viaje espiritual, con el fin de que tomes las riendas de tu destino y logres tus metas.

Solicitar una consulta

Lectura astrológica kabbalística

La astrología kabbalística ha ayudado a innumerables almas a obtener conocimientos profundos sobre sus caminos espirituales personales.

Una lectura de tu carta natal te conecta con tu verdadero propósito en la vida y te ayuda a transitar los altibajos de la vida con el fin de que tomes las riendas de tu destino y alcances tus metas.

¡Y ahora tú puedes obtener una lectura astrológica kabbalística en línea!

Solicita la lectura de tu carta

Tu redención está siempre conmigo

Centro de Kabbalah
Diciembre 10, 2013

El gran kabbalista del siglo 18 Rav Jaim ben Atar, también conocido como el Or Hajaim, explica que a Yaakov le dieron dos nombres. El primero, "Yaakov", fue el nombre para la parte menos elevada de su alma; el segundo, "Israel", fue el nombre para la parte más elevada de su alma (su ser perfeccionado y potencial).

Por esto es que la Torá dice: "Abraham Abraham" o "Yaakov Yaakov", los nombres de los Patriarcas están escritos dos veces. El primer nombre se refiere al alma menos elevada, el segundo al alma más elevada.

Lo mismo ocurre con nosotros. Existe una versión menos elevada de cada uno de nosotros que existe en el reino físico con el que estamos muy familiarizados.

Pero también hay una versión perfeccionada de cada uno de nosotros que existe en el reino metafísico, una versión de nosotros mismos con la que estamos menos familiarizados y, por ahora, a la que tenemos menos acceso.

En Shabat, cuando estamos conectándonos con el "Alma Adicional" en realidad estamos despertando y creando una conexión con nuestro yo perfeccionado. Pero hay una condición para que nosotros podamos crear esa conexión, y es que debemos ser "felices" para poder conectar con nuestro potencial de alma elevado. Por ello, Yaakov sólo pudo alcanzar "Israel" durante sus momentos de felicidad. No podemos hacer nuestra conexión si estamos tristes.

"Yaakov = Tristeza; "Israel" = Felicidad. La porción de la Torá Vayejí nos otorga el poder de conectarnos con "Israel" = felicidad de manera constante.

Una vez que Yaakov escuchó que Yosef estaba vivo, se puso feliz y se conectó inmediatamente con la Shejiná, o su Inspiración Divina. Desde ese momento, en la Torá se refieren a él como Israel. Por esto es que dice Vayejí Yaakov BeEretz Mitzrayim, porque este momento en el tiempo representa el comienzo del exilio israelita.

El gran kabbalista, Rashi, enseña que Yaakov quería revelarles a sus hijos qué pasaría en el final de los tiempos, así que la Shejiná, su Inspiración Divina lo abandonó y él comenzó a hablar de otras cosas.

El Midrash explica esto a través de una parábola, en la que Yaakov es el confidente más cercano de un Rey que está a punto de morir. Su confidente reúne a todos los sirvientes del Rey y está a punto de decirle todos los secretos del Rey, y de pronto llega el Rey.

Justo como Rav Shimón bar Yojái, el autor del Zóhar, explica que los secretos detrás de las maldiciones de la Torá en realidad son bendiciones disfrazadas, lo mismo ocurre con lo que Yaakov le dice a sus hijos en la porción de Vayejí, que es de hecho la verdadera revelación de la "Revelación Final", un momento en el que la mente sobre la materia y la iluminación espiritual prevalecerá en todo el mundo.

Este es el único momento en el año, durante la porción de la Torá de Vayejí, en donde la Luz de la Redención Final es revelada.

Yaakov le dice al Creador: "Tu redención está siempre conmigo". De esta afirmación aprendemos que debemos estar esperando la Redención Final para poder tener el mérito de participar en ella.