Astrología

La Luz de la renovación

Al final de cada día, tenemos la oportunidad de reflexionar sobre nuestros éxitos y dónde quizá nos hayamos desviado. Hacemos esto para poder comenzar el siguiente día libres y sin las cargas de nuestro pasado. Al final de cada semana tenemos otra oportunidad de hacer lo mismo. Luego, al final de cada mes, podemos analizar todos los 30 días. Podemos redefinir nuestras metas, evaluar nuestros errores y prepararnos para el mes entrante. Un nuevo mes lunar es una oportunidad para comenzar de nuevo. Podemos dejar atrás nuestro pasado y renacer. Cada luna nueva es una renovación y un reinicio de nuestro camino espiritual. Estas aberturas cósmicas se presentan para ayudarnos y repeler las dificultades de la vida. Es un regalo invaluable estar consciente de estas ventanas en el tiempo a lo largo del año para que podamos beneficiarnos de la energía tal como lo desea el Creador. Esta semana comienza la luna nueva de Cáncer. Esta es una luna nueva particularmente especial, dado que la mismísima Luna es nuestro astro regente por los próximos 30 días. Esto ocurre solo una vez al año. Es como si nos acercáramos al universo esta semana, con un cáliz vacío, listos y preparados para recibir. Donde haya una vasija, la Luz la llenará automáticamente. Esta semana, llegamos listos y dispuestos para recibir la Luz de la renovación.

Nuestra porción y guía espiritual de la semana es Jukat. Jukat viene en el momento preciso, tal como lo diseñó el Creador, para ayudarnos y a trabajar coherentemente con la energía del cosmos. Jukat y la luna nueva de Cáncer nos regalan, sinérgicamente, nuestra purificación y renovación anuales para el próximo año. En Jukat, se presenta a los israelitas la fórmula especial de sanación creada por el sacerdote, hecha a partir de la vaca roja. Esta fórmula especial era creada con las cenizas de la vaca roja y se usaba para purificar al pueblo. La experiencia humana implica que pasemos constantemente por etapas de purificación y limpieza. Pensemos en cómo nuestro cuerpo necesita un baño diario. De la misma manera, nuestra conciencia y nuestro espíritu necesitan renovación y limpieza. Las cenizas de la vaca roja proporcionaban a los israelitas el remedio y la purificación que necesitaban, y esta semana nos los ofrecerán a nosotros también. Cuando aparece la luna nueva de Cáncer en nuestro cielo nocturno, comienza una nueva oportunidad para recargar nuestras baterías espirituales y ser restaurados. La Luna se relaciona más íntimamente con nuestro ser y nuestro mundo. No es coincidencia que sea el cuerpo celeste más cercano a nosotros. La luna nueva de Cáncer es un tiempo para nuestra renovación personal. Es un momento en el que podemos ser purificados y nuestra vasija espiritual tiene la capacidad y la disposición, nuevamente, de recibir la Luz del Creador libre de obstáculos, bloqueos e interferencias. Jukat viene a nosotros durante el mes de Cáncer para despejar las telarañas y hacer espacio para la Luz que viene a nuestra vida. Quien era rociado con las cenizas de la vaca roja, era purificado y entonces podía recibir más bendiciones y una mayor conexión con la Luz del Creador.

Con frecuencia nos preguntamos por qué la vida no marcha de la manera que habíamos esperado. Le preguntamos al Creador por qué aparecen desafíos en nuestra vida. Podríamos estar plagados por enfermedades y dificultades. ¿Esta es la vida que el Creador quiso para nosotros? La respuesta es un rotundo no. El Creador solo creó lo bueno, cualquier otra cosa que no sea buena ha sido creada por nosotros mismos. Nosotros, al igual que la Luna, somos vasijas para la Luz. En la Luz existe la satisfacción y la plenitud de todo deseo que podamos imaginar. Dependemos de esta Luz. Sin embargo, vinimos a esta experiencia humana a aprender a atraer esta Luz por cuenta propia, a “ganarla”. Cada noche, al asomarnos a ver el cielo nocturno, la Luna nos muestra una cara diferente. Ella está buscando la Luz al igual que nosotros. Buscamos las respuestas de la vida. ¿Cómo podemos tener más de lo que deseamos y menos dolor y dificultades? Nos esforzamos por encontrar una manera de conectarnos con la Luz y solamente estar “llenos” con Su presencia. La luna llena solo aparece una vez al mes, lo cual señala nuestra fugaz e inquieta experiencia que tenemos con el Creador actualmente. Pero mediante el camino espiritual, ciertamente podemos cambiar esto. A través de la capacidad de abrir y purificar nuestra vasija para recibir, podremos acoger la Luz que deseamos. Llegamos a la luna nueva del signo de Cáncer y el regalo de las cenizas de purificación que se encuentra en Jukat para recibir precisamente eso: un espacio digno y preparado para que habite el Creador. Somos las lunas nuevas listas para recibir la Luz que esperan nuestro espíritu, nuestra mente y nuestro cuerpo. Estamos listos para recibir la Luz de renovación y sanación. Nuestra única tarea es mantener este estado, no solo el día de hoy o esta semana o este mes, sino todo el año. La vasija más pura para recibir la Luz del Creador es una vasija de amor. Cuanto más recordemos pensar en los demás, compartir con ellos y ofrecerles bondad, más podremos purificar y ampliar nuestra propia capacidad de recibir más. Nosotros somos la Luna, y somos renovados y preparados para recibir solo porque finalmente estamos listos para dar.

Esta semana en tus meditaciones, antes del comienzo de la luna nueva el martes en la noche, haz un inventario espiritual de tu vida. ¿Cuáles son las cosas por las que estás más agradecido? ¿Cuáles han sido las alegrías de tu vida en el último año? Enfócate en tus muchos regalos y escríbelos en una lista. Tómate un momento para considerar también lo que te gustaría ver con más abundancia el próximo año. Cualquier carencia que puedas sentir, escríbela. Esto llevará tus necesidades del subconsciente a la mente consciente. Analiza tu año y reconoce que estás por recibir la oportunidad de comenzar de nuevo. Es momento de agradecer al pasado por sus regalos, pero soltarlo. Es momento de comenzar de nuevo con una nueva vasija, pura y dispuesta a recibir todo lo que fue hecha para recibir. Purifica los bloqueos, los miedos, y permite que entre la Luz nueva a tu ser. Ahora eres una vasija corregida. Eres una luna nueva en el cielo nocturno. Estás en un estado de recibir con el fin de ayudar y compartir con los demás. Eres un canal del Creador. Estás sano, renovado y lleno, brillando hermosamente como esa gran esfera de Luz en el cielo nocturno.

Relacionado

Ver todo