Conceptos Kabbalísticos

5 lecciones espirituales que podemos aprender de nuestros errores

Solemos escuchar que aprendemos más de nuestros errores que de nuestros logros, y es cierto en muchos casos. Cuando un bebé toca un horno caliente, ¡aprenden muy rápidamente que un horno caliente equivale a un dolor en la mano! En realidad nunca dejamos de aprender a medida que crecemos, y una parte importante del proceso de aprendizaje es el ensayo y el error.

A continuación, presentamos algunas de las lecciones de vida más grandes que podemos aprender de nuestros errores si estamos abiertos y somos sinceros con nosotros mismos:

Cuando algo sale mal, es fácil culpar a otras personas o al universo por conspirar en nuestra contra. Pero con mucha frecuencia nuestras propias acciones contribuyeron con el problema en cierta medida.

Si bien puede ser cierto que alguien más cometió un error o hizo algo mal, la manera en la que nosotros actuamos o reaccionamos también puedo haber sido un factor determinante. Quizá la manera en la que manejamos la situación la empeoró, o tal vez contribuimos de maneras que no concientizamos inmediatamente.

Uno de los principios fundamentales de las enseñanzas kabbalísticas es: asumir la responsabilidad… ¡de todo! Incluso si no puedes ver el error en lo que ha ocurrido, asumir la responsabilidad te saca de la mentalidad de víctima y te sitúa al mando, donde puedes mantenerte como una fuerza proactiva y creativa. Es imposible aprender las lecciones que el universo intenta enseñarte cuando estás estancado en estado de víctima.

Asumir la responsabilidad nos empodera porque significa que podemos dejar de sentir que el mundo está operando en nuestra contra y comenzamos a concentrarnos en las soluciones.

El fracaso es una parte importante de la vida, sin mencionar lo vital que es para nuestro desarrollo espiritual. Karen Berg, la Directora Espiritual del Centro de Kabbalah, suele decir: “Todos cometemos errores. Es por eso que Dios le puso borradores a los lápices”.

En pocas palabras, no estamos destinados a ser perfectos. Un error puede ser un golpe para el ego, mantenernos humildes y centrados. Puede mostrarnos en lo que tenemos que trabajar y nos recuerda que aún tenemos un largo camino que recorrer.

Aunque nuestros errores puedan mantenernos humildes, también es fácil mortificarnos por ellos. A veces podemos obsesionarnos con errores que hemos cometido, incluso después de años. Y si bien no podemos cambiar las cosas que hicimos en el pasado, podemos usarlas para aprender a avanzar.

Si fueras a una entrevista de trabajo y el entrevistador te hace una pregunta particularmente difícil y titubearas al responder, probablemente recordarías esa pregunta para tu próxima entrevista y tendrías una excelente respuesta preparada. El error en realidad fue una lección que te impulsó a ser un candidato todavía mejor.

Cada error y cada lección que aprendemos nos ayudan a convertirnos en mejores versiones de nosotros mismos.

No siempre podemos evitar que las cosas salgan mal. A veces simplemente cometemos errores honestos. Sin embargo, es importante preguntarnos si en realidad estamos intentando hacer lo correcto o si queremos aprovecharnos de una situación.

Los errores a veces pueden ser una señal de que nuestras intenciones no están en el lugar correcto. Suelen ocurrir cuando somos perezosos, estamos desenfocados o no nos comunicamos bien. Cuando hacemos trampa en un examen y nos descubren, aprendemos las consecuencias de no estar preparados y romper las reglas. Nos demuestra el valor de tener integridad en nuestras acciones.

Es importante preguntarnos si nuestra conciencia está en la dirección correcta. La conciencia lo es todo. Influye en todas nuestras acciones y decisiones a lo largo del día. Cuando no estamos actuando con altruismo e integridad, nuestras acciones contribuyen con pequeños errores que a la larga se convierten en problemas mayores.

Ahora que entendemos que nadie es perfecto y que los errores son una parte universal del crecimiento personal de todos, podemos ser más comprensivos cuando alguien más comete un error. Sabemos lo que es ser descuidado y no prepararse, así que podemos ponernos en el lugar de otro. Nuestros errores pasados pueden ayudarnos a ser más empáticos con el proceso de alguien más y también a ofrecer consejos con base en lo que hemos aprendido en nuestras experiencias.

Piensa en las historias inspiradoras de personas que han superado obstáculos extraordinarios. Probablemente cometieron errores y tuvieron percances, pero siguieron levantándose y luchando por un mejor mañana. Nuestros errores pueden inspirar, instruir e inspirar a otros de forma poderosa.

---------

En este sentido, podemos aprender a ver quizá la verdad espiritual más profunda de todas: en realidad no hay errores. Aprendemos lecciones tan valiosas de nuestros errores que vale la pena llamarlos oportunidades: para aprender, crecer y compartir con los demás.

A veces no entendemos por qué las cosas salen mal, pero recuerda que el Creador tiene Su mano en todo, incluso en nuestros errores. Cada error, si así lo queremos, puede conducirnos a algo mejor; una mejor versión de nosotros mismos, una mejor versión de nuestra vida y una mejor versión del mundo.

Relacionado

Ver todo