Conceptos Kabbalísticos

Convertirse en un ángel de conciencia

Refiriéndose al principio de la porción de Nitsavim, el Midrash dice que en este Shabat el Creador convierte a los israelitas —y a nosotros— en ángeles. Está escrito en Isaías que los ángeles se paran por encima del Creador, y Rashi, el gran kabbalista, explica que esto quiere decir que los ángeles permanecen listos y a la espera para servir al Creador, para manifestar la Luz del Creador en este mundo. Por lo tanto, el Midrash nos dice que la palabra nitsavim, que significa “estar de pie”, se refiere a la capacidad de erguirnos como los ángeles que cada uno de nosotros recibe durante el Shabat de Nitsavim. Este es un mensaje muy importante: durante Shabat Nitsavim, podemos ser como los ángeles.

Pero ¿qué quiere decir que el Creador nos da la capacidad de ser como los ángeles y cómo podemos lograrlo? Además, ¿qué conexión tiene esto con que este sea el Shabat antes de Rosh Hashaná?

Los kabbalistas explican que los ángeles son seres únicos cuya esencia entera y Luz provienen únicamente de sus acciones. De hecho, los ángeles no tienen nombres; sus nombres o esencia dependen del mensaje o la acción que el Creador les está encomendando que realicen. Cuando el Creador envía a un ángel a llevar sanación, el ángel se convierte en un ángel de sanación, o cuando el Creador envía a un ángel a traer sustento, el ángel se convierte en un ángel de sustento. Y gracias a eso, el ángel obtiene su conexión y su nombre.  

Así que, mientras los ángeles realizan sus acciones, su Luz proviene de la tarea que están manifestando para el Creador. Pero ¿qué hay de los ángeles que están esperando a que se les asigne un trabajo? ¿De dónde obtienen su Luz o su esencia? Los kabbalistas explican que la Luz que necesitan proviene de la conciencia de sus deseos, de la disposición que tengan para realizar lo que el Creador desea que hagan. Por ende, existen dos tipos de ángeles: aquellos que están actuando de acuerdo a los deseos del Creador, manifestando Luz y bendiciones en este mundo, y aquellos que están a la espera de sus asignaciones, obteniendo su esencia del hecho de esperar y desear hacer lo que el Creador quiere que hagan.

Los kabbalistas dicen que hay cuatro cosas que hacen que un ángel sea un ángel: que esté listo, preparado, de pie y deseando hacer lo que el Creador quiere que haga. Con eso podemos entender lo que significa convertirse en un ángel. Existen, como dijimos anteriormente, ángeles de acciones; las personas justas están conectadas de esa manera. Pero existe otro cambio en la conciencia que puede ocurrir y que puede convertir a una persona en un ángel: cuando la persona alcanza verdaderamente la conciencia en la que está de pie, dispuesto, listo y deseando hacer lo que sea que el Creador quiere que haga, cuando está dispuesto a anular completamente cualesquiera de sus propios deseos egoístas, entonces obtiene el nivel de un ángel.

En Rosh Hashaná, la Luz y las bendiciones fluyen hacia el colectivo, lo que se conoce como kenéset Yisrael; pero nosotros somos parte de ello. Actualmente estamos en estado individual, separados del colectivo. Para obtener la entrada y recibir la abundancia de bendiciones que están garantizadas a fluir hacia nosotros en Rosh Hashaná, tenemos que merecerlo o, para aquellos de nosotros que no hemos completado nuestro proceso de teshuvá, tenemos que convertirnos en ángeles en la conciencia. Y el Midrash nos dice que en Shabat Nitsavim el Creador nos da la apertura para convertirnos en ángeles de conciencia. Hacemos esto al demostrar que sabemos que, sin importar lo que suceda, todo proviene del Creador y como tal lo aceptamos con alegría, porque es lo que el Creador quiere de nosotros.

La mayoría de nosotros despertamos cada mañana y tenemos nuestro día planificado. Pero el Creador también tiene un plan para nosotros que podría ser diferente al que tenemos. Así que ¿cómo reaccionamos a los planes del Creador para nuestro día? ¿Decimos: “Estoy dispuesto, listo y a la espera de anular todos mis deseos para realizar los deseos del plan del Creador. ¿Estoy listo, de pie, preparado y deseando hacer lo que el Creador quiere que haga”? Porque es en esos momentos en los que tenemos la oportunidad de cambiar nuestra conciencia y adoptar la de los ángeles. Si lo hacemos, si podemos convertirnos en un ángel de conciencia en los días previos a Rosh Hashaná, podemos obtener acceso al lugar del cual provienen todas las bendiciones y la Luz.

Relacionado

Ver todo