Conceptos Kabbalísticos

Avanzar hacia la Luz

Todo parece estar atraído a la Luz. Los barcos durante siglos usaron a la luna y las estrellas como brújula y guía. Todas las criaturas, grandes y pequeñas, se levantan con la salida del sol cada día. El sol y su luz son una de las necesidades de la vida. La luz proporciona nutrientes vitales y energía. Sin ella, la vida humana, vegetal y animal no podría existir. Estamos vinculados e interconectados con la luz física, al igual que con la Luz espiritual. No podemos vivir mucho tiempo sin luz solar, alimento o agua, pero no podemos vivir siquiera un segundo sin la energía y la Luz del Creador. La Luz espiritual nos sustenta hasta la mismísima esencia de nuestro ser. Esta semana, avanzamos hacia la Luz espiritual que no solo nos sustenta, sino que nos recarga, nos sana e incluso nos bendice. La Luna Nueva de Géminis entra esta semana y nos acercamos al Creador, lo cual amplifica nuestro viaje espiritual y nos provee bendiciones y nuestra Luz esencial. Concluimos la semana final del Ómer, un período de elevación espiritual, y avanzamos hacia la Luz más grande y brillante de todo el año.

Nuestra porción para la próxima fase de nuestro viaje es Nasó. Nasó es especial, dado que también se lee durante la festividad de Janucá. Esto ya es una indicación de que en esta semana podemos conectarnos con un reservorio extraordinario de Luz espiritual. La porción de Nasó también está vinculada a la festividad de Shavuot, ya que siempre se lee antes o después de dicha festividad. Este año leemos Nasó en la víspera de Shavuot. Shavuot es el día en el que se entregó la Torá al mundo. Cuando se entregó la Torá, reveló mucha de la Luz y la esencia del Creador y fue como si el mismísimo sol hubiese llegado a la tierra. Todas las formas de oscuridad fueron eliminadas, eso incluyó la eliminación de cualquier enfermedad y hasta la misma muerte. Shavuot y nuestra porción de Nasó contienen la totalidad de esta Luz y con ella el poder de la inmortalidad.

Otro aspecto que es único acerca de este año es que tenemos a la Luna Nueva de Géminis esta semana, lo cual crea una triada espiritual. La Luna Nueva de Géminis ofrece la influencia de nuestro nuevo planeta regente, Mercurio, que no es casualidad que sea el planeta más cercano al sol. Esta es una semana increíblemente poderosa en la que tenemos la oportunidad de pedirle a la Luz la ayuda que necesitamos para eliminar nuestros obstáculos, resolver nuestros desafíos, purificarnos e irradiarnos con bendiciones. Nasó recapitula la inauguración del Tabernáculo, lugar en el que todos los jefes de las tribus ofrecían sacrificios y ofrendas individuales. A través de estos sacrificios y ofrendas logramos eliminar los bloqueos autoimpuestos que han limitado nuestra Luz anteriormente. Con el regalo de Nasó, ahora generamos libre e ilimitadamente toda la fuerza de vida del Creador, que nos lleva a otro peldaño hacia la eliminación del dolor, el sufrimiento e incluso la muerte misma. Si hay algún momento en el que la Luz está encendida, es esta semana.

Todos estamos buscando algo. Buscamos comodidad y placer. Buscamos respuestas. Algunos buscan al Creador. Otros dedican su vida a buscar su propósito en este mundo. Todos buscamos más. Cada ser en la tierra anhela la Luz, física y espiritualmente, aunque quizá no esté consciente de ello. La Luz es lo que nos hace sentir en paz, satisfechos, valientes y gozosos. A través de nuestras acciones de amor, generosidad y compartir podemos atraer más de esta Luz esencial a nuestra vida junto con las bendiciones que la acompañan. El viaje de nuestra vida es realizar las acciones necesarias para encender la Luz. La Luz es el mismísimo secreto detrás de nuestro éxito y nuestra satisfacción. Esta semana, el cosmos enciende la Luz para nosotros. Nos da la Luz de la Luna Nueva de Géminis, la porción de Nasó, Shavuot e incluso Janucá. Una semana colosal de energía positiva que nos ayuda a dejar atrás las dificultades del Ómer y da la bienvenida a un nuevo período en el que la Luz reina. Esta semana no solo leemos sobre la inauguración del Tabernáculo, el cual atraía cantidades enormes de Luz espiritual a nuestro mundo, sino que leemos sobre la inauguración de un período de cuatro meses de energía positiva. La Luz viene y nosotros nos acercamos a su misericordiosa y benéfica energía de Luz.

Esta semana en tus meditaciones, visualiza el hermoso sol naciente. Si has llegado a ver un amanecer, sabes que no es algo fácil de olvidar.. El momento en que sale el sol quizá sea el momento más positivo de todo el día. Transpórtate a una mañana temprana y mira cómo el oscuro horizonte se ilumina lentamente. Poco a poco, la luz del sol aumenta. Puedes sentir la calidez que comienza a acariciar tu rostro. Los pájaros cantan. Los animales salen de su morada, pero más importante aún, comienzas a sentir que algo despierta dentro de ti. La Luz está en camino y con ella viene un nuevo día, una nueva esperanza, nuevas oportunidades y nuevas bendiciones. Eres inspirado a ser como la Luz y tu corazón se abre tan amplio como el cielo al amor. Te inspira, te renueva y te restaura. La Luz del Creador es la que elimina la oscuridad en nuestra vida. Ha llegado el momento de dar la bienvenida a esta fuerza positiva en nuestra vida y en el mundo. Ha llegado el momento de acercarnos a la Luz.

Relacionado

Ver todo