Festividades y Zonas de Tiempo

El camino a las bendiciones

Sin importar quiénes seamos o cuántos logros hemos alcanzado, todos enfrentamos desafíos y dificultades. La vida está llena de bendiciones, pero también hay momentos en los que somos puestos a prueba. ¿El Creador, la energía de todo el amor y la generosidad, es responsable por las dificultades en nuestra vida? No lo creo. La Luz siempre brilla y provee, con un deseo de compartir con nosotros. Somos nosotros quienes nos apartamos de esta Luz. No obstante, nuestro universo está desarrollado sobre sabiduría y compasión. Los desafíos que surgen en nuestro camino en realidad siempre son bendiciones ocultas, regalos encubiertos a la espera de ser revelados. Detrás de toda dificultad hay grandes tesoros que solo podrían llegar a nosotros a través del desafío. A veces somos testarudos y no estamos dispuestos a cambiar nuestra conducta. A veces no le dejamos otra opción al Creador más que enviarnos adversidades para que finalmente podamos aprender la lección. Sin embargo, cuanto más dispuestos estemos a trabajar en nosotros mismos, más bendiciones y menos desafíos surgirán. El Creador siempre nos está enviando las experiencias más misericordiosas, y dentro de cada dolor hay un regalo a la espera. Esta semana, tenemos la oportunidad de irradiar Luz sobre nuestros problemas, transformar nuestros desafíos en bendiciones. Nos dan el regalo de inclinar las balanzas hacia el lado de la bondad. Podemos contar con que la festividad de Lag BaÓmer esta semana resplandecerá su Luz e iluminará un camino hacia una nueva dicha, una nueva esperanza y nuevas bendiciones.

Nuestra brújula espiritual de la semana es el último capítulo del tercer libro de los Cinco Libros de Moshé. Bejukotai es nuestra porción de la semana y es el último capítulo del Libro de Vayikrá (Levítico). Bejukotai significa: “Si siguen Mis estatutos y guardan Mis mandamientos”. Durante varias semanas, el Libro de Vayikrá nos ha conducido a lo largo de los diversos sacrificios espirituales que hicieron los israelitas. Todo el libro fue nuestro antídoto espiritual contra el autosabotaje. El Libro de Vayikrá eliminó nuestra propia negatividad que, con el tiempo, solo regresaría como búmeran a nosotros. Las porciones que hemos leído en las pasadas semanas nos han purificado. Hemos sido llevados a un espacio en el que tenemos mayor capacidad de actuar en pos de la energía positiva y el amor. Esta energía nos ha traído a este momento en la historia. Bejukotai nos recuerda que cuando expresamos negatividad, la negatividad regresará a nosotros. No obstante, si impartimos energía positiva y amor, eso es lo que regresará. Bejukotai es una porción que trata sobre los decretos y las leyes de causa y efecto. Enumera las hermosas bendiciones espirituales que ocurrirán para nosotros cuando escojamos seguir a la Luz del Creador. Recibimos protección, salud, prosperidad y el privilegio de caminar bajo la Luz del Creador. Bejukotai también nos advierte que si nos desviamos y comenzamos a emitir negatividad hacia nuestro prójimo, esta energía solo encontrará su camino de regreso a nuestra vida. La decisión es nuestra. El Creador nos pide que sigamos Sus decretos y mandamientos de amor y energía positiva, y estas acciones germinarán y florecerán en una vida abundante de bendiciones.

Rav Shimón conocía este secreto. Fue gracias al amor puro y auténtico que existía entre él y sus estudiantes que pudo traer a este mundo el sagrado Libro del Esplendor, conocido como el Zóhar. Fue a través del amor puro que había entre ellos que Rav Shimón y sus estudiantes pudieron canalizar el poder de la Redención Final y traer al mundo la mayor Luz que haya existido jamás. El Zóhar tiene el poder de ayudar a eliminar las dificultades y la oscuridad solo con su presencia. El aniversario de la partida de Rav Shimón es esta semana, es una festividad conocida como Lag BaÓmer. Este día ocurre algo muy especial. En Lag BaÓmer, la energía del universo se inclina hacia las bendiciones y la benevolencia. Después del período de energía difícil, conocido como el Ómer, Rav Shimón y Lag BaÓmer irrumpen en el cosmos irradiando amor, Luz y bendiciones en todo el mundo. El amor auténtico que Rav Shimón pudo alcanzar regresa a nuestro universo y transforma cualquier negatividad en energía positiva. Dejamos atrás los desafíos y las dificultades, y recibimos las bendiciones. La porción de Bejukotai nos insta a que sigamos el camino del amor y lo positivo a fin de que podamos atraer más de esa energía a nuestra vida. Rav Shimón viene esta semana a garantizar que hagamos esta conexión. Esta semana merecemos toda su energía. Recibimos su gran Luz y amor para que podamos conectar con todo lo positivo que este mundo es capaz de proveer. Cerramos el capítulo final de Levítico y hacemos un cierre a las sombras en nuestra vida. Escogemos el amor. Escogemos la Luz. Escogemos las bendiciones. Rav Shimón nos toma de la mano y nos guía al camino de las bendiciones, que es nuestro derecho de nacimiento.

Esta semana en tus meditaciones, prepárate para la Luz de Lag BaÓmer. Transpórtate lejos, a la tierra de Pekiín, Israel. Llegas a la cueva en la que Rav Shimón y sus estudiantes crearon una unidad y un amor tan íntegros y puros que la Luz de la Redención Final comenzó a brillar. Con esta Luz hubo protección, salud, prosperidad, inmortalidad y todas las bendiciones posibles. De la oscuridad emergemos hacia la Luz. De los desafíos y las dificultades avanzamos hacia las oportunidades, la dicha y la bienaventuranza. Visualiza esta gran Luz emergiendo de esta pequeña cueva, y obsérvala crecer lentamente y recorrer todo el mundo. Visualiza que te envuelve. Esta es la Luz del amor y de todo lo bueno. Cada alma en la tierra es bañada en su esplendor. Finalmente la oscuridad ha llegado a su conclusión, y el camino de las bendiciones está ante nosotros.

Relacionado

Ver todo