Conceptos Kabbalísticos

Bendiciones y maldiciones

En el capítulo bíblico de Ki Tavó, el Creador confiere a los israelitas bendiciones en el Monte Gerizim y maldiciones en el Monte Ebal. Sin embargo, ¿Qué es precisamente una bendición y qué es una maldición?

Cuando pensamos en las bendiciones, automáticamente pensamos en salud física, estabilidad financiera, relaciones positivas, matrimonio, éxito, felicidad y así sucesivamente. Asumimos que una maldición se manifiesta como una dificultad, una enfermedad, problemas. ¿Eso es todo?

Existe una historia de un estudiante del Maguid de Mezritch, que ocurrió alrededor del siglo XVIII. El estudiante se acercó al Maguid y le dijo: “¡Tengo problemas con mis finanzas, inconvenientes con mi esposa y ya no sé qué hacer! ¿Por qué el Creador me presiona de esta manera? ¿Qué puedo hacer?”.

El Maguid le contestó: “Ve a donde mi estudiante, Rav Zusha. Él no tiene dinero, tiene ropajes rasgados, vive en una choza, escasamente tiene suficiente comida y su esposa lo molesta sin parar. Él podrá ayudarte”.

Entusiasmado, el hombre emprendió su viaje. Le tomó unos cuantos días llegar a su destino pero estaba emocionado de encontrar algo de ayuda finalmente, de un hombre que tenía problemas similares a los suyos. A su llegada, notó que el Maguid estaba en lo correcto, la casa de Rav Zusha estaba en mal estado y ya podía escuchar a una mujer molestándolo (quien podía ser la esposa). Cuando Rav Zusha abrió la puerta, el hombre pudo ver que sus ropajes no estaban en la mejor condición. Le contó su historia a Rav Zusha y le dijo que el Maguid de Mezritch lo envió para poder recibir ayuda para manejar las situaciones difíciles en su vida.

Rav Zusha le respondió: “Lo siento, el Maguid te envió a la persona equivocada, ¡Yo nunca he tenido un día difícil en mi vida!”.

Los dos hombres estaban casi en la misma situación, pero vivían realidades completamente diferentes. Uno vivía en maldiciones y el otro en bendiciones. ¿Cómo puede ser esto? ¡Y para Rav Zusha era verdad, no estaba fingiendo como lo hacemos la mayoría de nosotros!

¿Cuál es la diferencia?

Sí, la respuesta clásica es: uno estaba conectado con la Luz y el otro no, pero ¿qué significa esto realmente? ¿Cómo podemos conectar con la Luz?

El Rav Berg enseña que existe sólo una cosa que separa a una persona de otra y de su conexión con el Creador. ¿Qué es?

LA RESTRICCIÓN

La restricción es lo que separa a los hombres de los niños y determina cuántas bendiciones y cuantas maldiciones tendrán en sus vidas.

En el mes de Elul es más importante aplicar la restricción en comparación al resto de los meses. No tiene que ser una restricción enorme, puede ser algo simple.

EL Rav Berg nos da la herramienta más poderosa, una simple forma de aplicar restricción. ¿Cuál es? ¡Haz una pregunta!

Cuando algo desafiante ocurra, inmediatamente pregunta: ¿Por qué está esto en mi película? Cuando algo bueno ocurra, pregunta: ¿Por qué recibí esto?

Con estas simples preguntas puedes inyectar restricción y conectar con la Luz del Creador. Sin ello, puedes perderte en el campo de juego de Satán pensando que las cosas malas son castigos y que has recibido las cosas buenas por tu intelecto, brillantez o buena suerte. Entonces habrás perdido ya el juego y será difícil salir del caos que habrás causado,

Tan simple y sin embargo tan poderoso.

Inténtalo en tu propia vida en este mes. Aplica la restricción. Cuando ocurra algo desafiante, grande o pequeño, detente y pregunta: ¿Por qué está ocurriendo esto? ¿Por qué vino a mi vida? ¿Qué se supone que haga con esta situación?

Si preguntamos realmente, obtendremos la respuesta. A veces se requiere sólo un segundo. Y a veces, para las situaciones más grandes en la vida, toma más tiempo, incluso años, pero la respuesta y las bendiciones vendrán.

Relacionado

Ver todo