Salud y Sanación Festividades y Zonas de Tiempo

La canción del alma

La música es uno de los idiomas universales. Trasciende todas las fronteras y llega hasta nuestro corazón sin importar las barreras de comunicación. Una canción hermosa puede poner una sonrisa en el rostro de cualquier persona. La música parece haber sido enviada de un plano superior en el que solo existen la Luz del Creador y Su amor. Es la energía de los ángeles y la energía de la Luz. El amor del Creador es como una hermosa melodía que puede ser oída y sentida por el mundo entero. Es la hermosa canción del Eterno disponible para que todos la escuchemos, disfrutemos y formemos parte de ella. Suena a cada segundo, a cada momento, todos los días, en su búsqueda de llegar a un nuevo oído. Esta semana, la canción del Cielo suena a lo largo del cosmos. Entramos en la semana que contiene el día más sagrado del año, Yom Kipur, acompañado por la energía más elevada. La gloria y belleza de la canción del Cielo suena para que todos la oigamos, nos purifica en su abundante Luz. Somos llevados a un nivel más elevado para unirnos con el Creador, allí Él nos canta, nos llama a unirnos a Él. Su energía nos envuelve, crea un escudo de gran protección. Esta canción suprema es, de hecho, la canción de nuestra alma. Esta semana oímos la canción más hermosa que jamás hayamos oído. Es la canción del amor y llega hasta la parte más interna de nuestro ser.

Nuestra porción y guía de la semana es Haazinu. Esta es la última porción de la Biblia que se lee en Shabat. Haazinu significa “escuchen”. Son las últimas palabras de Moshé a los israelitas, un poema y una canción desde su corazón que expresan su amor y el amor del Creador. Puede considerarse como el momento cumbre del viaje de los israelitas e incluso de toda la Biblia. Suscita y despierta en nosotros los anhelos más sinceros de nuestra alma para conocer al Creador y unificarse con Él. Moshé canta alabanzas a Su magnitud y benevolencia. Es una canción de amor, y relata las bendiciones otorgadas a los israelitas. Moshé les recuerda por última vez no desviarse del camino de espiritualidad porque la negatividad podría llegar a ellos.

Él les recuerda los problemas por los que tuvieron que pasar a causa de esto. Él repite su advertencia sobre la trampa que constituye invertir su energía en la fisicalidad y que esta no tiene el poder para ayudarlos en tiempos de necesidad. Sólo el Creador y la espiritualidad contienen el poder y la protección que buscan. Moshé les suplica nuevamente que recuerden que el Creador siempre los protegerá de los peligros y adversarios. Él es la fuente de energía detrás de toda la vida y la sanación. Es la canción de redención de Moshé y su alabanza por la Luz y su amor por los israelitas. Les pide a los israelitas que lleven esta canción en sus corazones y la enseñen a sus hijos porque es la canción de vida y el camino hacia la alegría y la plenitud. Al final de la porción, cuando la canción termina, el Creador le pide a Moshé que se prepare para ceder el liderazgo de los israelitas y dejar el mundo físico. Haazinu es la última solicitud de Moshé, pero ¿los israelitas escucharán? En la vida, puede que oigamos fácilmente un mensaje, pero escucharlo con atención es un asunto completamente diferente. Moshé canta su canción, pero ¿dejaremos que su belleza entre en nuestro corazón? ¿Le permitiremos que nos ayude a ser personas nuevas y mejores para el año entrante?

A nivel físico, la porción de Haazinu es única porque está organizada en columnas que se asemejan a los triángulos superiores e inferiores de la Estrella de David. La Estrella o Escudo de David contiene la energía de protección del mundo físico. El Rey David fue la carroza del mundo físico y también cantó al Creador alabanzas a Su amor y protección. Esta canción de Moshé no solo despierta un deseo de conexión con el Creador, sino también actúa como un escudo de protección para el año venidero. Es una Luz Circundante que nos canta todo el año para guiarnos y ayudarnos a permanecer en el camino del amor y la espiritualidad. Es una canción que suena a lo largo de todo el universo esta semana para que todos la oigamos, pero ¿cuántos escucharán? ¿Cuántos permitirán que su mensaje de amor llegue a su corazón? Esta semana contiene el día más sagrado del año, Yom Kipur. Su energía reverbera en todo el universo como la gran canción de Moshé. Pero siempre será cuestión de quién elegirá escucharla y conectarse con su energía. ¿Quién dejará entrar al Creador en su corazón? ¿Quién elegirá abrir su corazón y emanar el amor que nacimos para dar y que el mundo necesita desesperadamente? Ahora que estamos por sellar nuestro destino para el próximo año, le pedimos a nuestra alma no sólo oír la canción del Creador, sino finalmente escucharla.

Esta semana en tus meditaciones, usa tu música favorita. Ve a un lugar privado donde puedas escucharla. Date el tiempo para disfrutar la música y permítele levantarte el ánimo. Permítele elevar tu conciencia. Siente la alegría que se crea mientras escuchas la melodía más hermosa. Envuelve todo tu ser y colma tus sentidos. La música despierta tu espíritu. El amor en tu corazón se desarrolla en el chakra del pecho. A través de las notas y la melodía, sientes el llamado a amar y conocer al Creador. Tu espíritu se regocija en el sonido y te motiva a vivir la vida como nunca antes. Eres guiado hacia el camino de espiritualidad. Deseas conectarte con el amor y la alegría en el año entrante. Anhelas caminar con el Creador y seguir todas Sus enseñanzas sabiendo que una conciencia positiva crea una vida positiva. Has oído esta hermosa canción del Creador muchas veces, pero este es el año en el que finalmente decides escucharla con atención.

Relacionado

Ver todo