La Humildad nos acerca al Creador

La porción de esta semana, Behaalotjá, nos habla del encendido de la Menorá, el candelabro que estaba en el Tabernáculo.

Moshé le dice a Aarón, su hermano, que encienda la Menorá de una manera muy específica. La Torá menciona que Aarón hizo exactamente lo que el Creador le dijo a Moshé que le ordene a Aarón hacer.

¿Por qué creen que es necesario hacer hincapié en el hecho de que Aarón no cambió las cosas? Todos sabemos que el nivel espiritual y el compromiso de Aarón era completo, ¿por qué entonces la Torá quiere mostrarnos esta característica específica como algo tan importante y por lo que Aarón merece ser adulado?

Lo que la Torá nos quiere decir no es que Aarón no cambió la forma en que las cosas tenían que ser hechas, si no que ¡Aarón mismo no cambió! El encendido de la Menorá era una de las acciones más importantes del mundo. El trabajo espiritual mientras encendía la Menorá no era simple y una inmensa cantidad de Luz se revelaba en el mundo entero; pero Aarón no cambió para nada incluso sabiendo que él era la única persona que podía hacerlo, él no cambió su humildad, su forma de ser hacia los demás, y eso es exactamente lo que le permitió ser ese canal.

Muchas veces cuando las personas adquirimos responsabilidades importantes, o nos sentimos importantes, cambiamos y nos damos permisos de hablar y actuar diferente con los demás.

Muchas veces son situaciones momentáneas, pero incluso en esos momentos nos sentimos superiores, diferentes que los demás, y todo nuestro actuar, nuestra actitud y nuestra visión de nosotros mismos y de los demás, cambia.

Tenemos que aprender de Aarón, que si cambiamos por una posición o una responsabilidad, entonces estamos desconectándonos de la Luz. Es decir, que si cambiamos, no tenemos la vasija para recibir esa posición o responsabilidad, por ende tendremos que caer.

No existe una posición que podamos tener en nuestra vida que iguale la posición que tenía Aarón y aun así, Aarón no cambió. Esta es una enseñanza importantísima que tenemos que interiorizar, mirar hacia adentro y ver cuán capaces somos de mantenernos humildes y cercanos a los demás, independientemente de donde nos encontremos en la vida.

Relacionado

Ver todo